Lechuga para cenar, ¿una buena idea?

La lechuga es buena a cualquier hora del día. La afirmación de que la lechuga por la noche engorda o que retiene líquidos no tiene ninguna base científica; tampoco que ayude a adelgazar por «arte de magia». Al ser un alimento rico en fibra, puede generar gases o flatulencias o provocar sensación de hinchazón abdominal, pero eso no significa que engorde.¿Cuántas calorías tiene la lechuga?
30 de junio de 2016
Etiquetas,  
lechuga para cenar

Dentro de una dieta equilibrada, cenar lechuga es una opción saludable | Ruth H. (CC by 2.0, Flickr)

No es la primera vez que hablamos de los mitos que giran en torno a la alimentación. Son numerosas las creencias erróneas que se han ido extendiendo, circulando de unas personas a otras por el boca a boca y convirtiéndose casi en una máxima irrefutable con los años. Una vez más, vamos a romper una de esas teorías que tomamos por verdaderas y auténticas cuando en realidad solo crean conceptos falsos de ciertos alimentos y confusión, mucha confusión.

Lechuga por la noche: ¿adelgaza o engorda?

Una de las preguntas que en las consultas de los nutricionistas tiende a repetirse constantemente es si la lechuga por la noche engorda, retiene líquidos o si, por el contrario, ayuda a adelgazar y bajar de peso. Es más, hay quién da por hecho o asegura sin rubor alguno que si come lechuga para cenar sí engorda, y además se hincha. Al final resultará que la culpa de que no adelgacemos la tiene la pobre e “inofensiva” lechuga…

¿Hay algo cierto en estas ideas o comentarios que hemos escuchado hasta la saciedad? ¿Se trata de un simple bulo que nos hemos tragado sin ni siquiera molestarnos un poco en investigar? No existe evidencia científica para afirmar que la lechuga de noche engorda o retiene líquidos.

La ingesta de verduras crudas, entre ellas la lechuga, puede causar molestias gastrointestinales, sobre todo en caso de estómagos delicados o sensibles. Como cualquier otro alimento rico en fibra, la lechuga podría provocar gases o flatulencia y meteorismo. Por ello, hay personas que notan hinchazón o aumento del perímetro abdominal cuando toman lechuga por la noche. Ahora bien, se trata de aire y no de que la lechuga haga engordar. ¿Cómo va a engordar un alimento con tan bajo valor calórico (13 calorías por cada 100 gramos de ingesta)? No tiene ningún sentido.

La lechuga se caracteriza por su gran contenido en agua, la cual no se queda en nuestro cuerpo eternamente ni nos hace pesar más. Por su elevado porcentaje de agua y su aporte de potasio, la lechuga aumenta la diuresis y no retiene líquidos, tal como se cree. Posee un interesante efecto depurativo y diurético, por lo que es de ayuda para aquellas personas que desean adelgazar, siempre que combinen su dieta con ejercicio físico.

Consejos para evitar la pesadez estomacal o hinchazón abdominal

Para combatir la distensión abdominal de la que hablábamos con anterioridad, se pueden seguir recomendaciones como no usar demasiada cantidad de lechuga en las ensaladas, cortarla finamente y masticarla bien para favorecer la digestión.

No hay ningún motivo para no comer ensaladas con lechuga por la noche siempre que te apetezca. Puede ser una buena opción si eres de los que optan por platos ligeros y fácil de elaborar, que no impliquen pasar mucho tiempo cocinando. Su efecto saciante puede ayudar a controlar el peso corporal, siempre que no añadas ingredientes y aliños demasiado calóricos.

No obstante, si consideras que la lechuga de noche te resulta indigesta o te sienta mal, puedes consumirla en el almuerzo y tomar en la cena algo igual de saludable y ligero que una ensalada, como podrían ser unas verduras al vapor o hervidas.

Propiedades de la lechuga

Desde un punto de vista calórico no representa en absoluto una amenaza, puesto que en 100 gramos de lechuga hay apenas 13 calorías. Alrededor del 95% de la composición de la lechuga es agua, a la acompañan la fibra dietética, fundamental para mejorar el tránsito intestinal, minerales como el potasio y el magnesio y algunas vitaminas (folatos, provitamina A y vitamina C). Estas dos últimas destacan por su potente capacidad antioxidante y se relacionan con la prevención de afecciones de tipo cardiovascular y algunos tipos de cáncer.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.