Las zapatillas Reebok EasyTone y RunTone no tonifican los glúteos

Reebok deberá pagar 25 millones de dólares a los clientes que han comprado las zapatillas EasyTone y RunTone, porque estas no tonifican los glúteos y las piernas, tal y como se anunciaba
1 de noviembre de 2011
Reebok EasyTone y RunTone

Zapatillas Reebok EasyTone y RunTone, dos ‘productos milagro’

Todos habréis oído hablar de las famosas zapatillas de Reebok que prometen fortalecer los glúteos, ya que han sido el reclamo publicitario de la firma durante los últimos años. Lo cierto es que las deportivas y otros productos de la línea EasyTone y RunTone, no han sido precisamente un negocio redondo para el fabricante de calzado. La Comisión Federal de Comercio (FTC) de Estados Unidos ha dictaminado que Reebok tendrá que devolver el dinero a sus clientes, ya que las zapatillas no tonifican los glúteos ni las piernas.

La cantidad que deberá pagar a los compradores de las zapatillas EasyTone y RunTone asciende a 25 millones de dólares. Esta cifra servirá como reintegro por haber emitido afirmaciones falsas sobre los beneficios de usar este calzado. Aun estando en desacuerdo con la sentencia y reafirmándose en su postura, Reebok abonará dicha suma para no tener que enfrentarse a una interminable batalla legal.

Se han sucedido las quejas de aquellos usuarios que habían sucumbido por completo a la publicidad de Reebok. Recordemos que las EasyTone prometían un 28% más de tonificación en los glúteos y un 11% de fortaleza en los ligamentos que cualquier otra zapatilla convencional, hechos que se consideran falsos. Además, la compañía se jactaba de que su calzado disponía de una tecnología única que minimizaba la inestabilidad. La FTC insiste en que es necesario que las empresas asuman el impacto de sus afirmaciones y sean capaces de ejercer cierta responsabilidad, de modo que si emiten juicios sobre la salud, estos deben tener una base científica y no ser meras hipótesis o conjeturas.

Lejos de lo que podíamos pensar, los fundamentos de Reebok no son válidos; lo que nos reafirma la idea de que no existen los productos mágicos, aquellos que prometen alcanzar metas con la ley del mínimo esfuerzo. La realidad es bien distinta, las compañías utilizan la publicidad para desviar nuestra atención, para idealizar el artículo que nos quieren vender, haciéndonos partícipes de su estrategia comercial. Por lo tanto, deberíamos ser más críticos antes de comprar un producto de elevado precio, y que a la larga no cumplirá con los efectos prometidos.

En Muy en forma | Power Balance, el fabricante de las pulseras milagro, contra las cuerdas

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.