Vitaminas y minerales esenciales para una piel sana

Mejorar el aspecto de la piel requiere comer alimentos ricos en vitaminas A, B3, B6, C y E y minerales como el selenio, el zinc y el cobre
5 de septiembre de 2013
Etiquetas
vitaminas minerales piel

Nutre tu piel con una dieta rica en minerales y vitaminas | Mrsmorning

El sol durante el verano y el frío en invierno son los peores enemigos de la piel. Si queremos mantener la epidermis en buen estado, no basta con adoptar medidas de precaución ante estos fenómenos externos, hay que dispensarle cuidados desde dentro, nutrirla para que luzca sana y evitar que se deteriore con el paso del tiempo.

El aspecto de la piel no depende únicamente de factores hereditarios o alteraciones cutáneas como la dermatitis o la psoriasis, influye también la alimentación, el estilo de vida, el estrés y el sedentarismo. Una dieta equilibrada, que contenga las vitaminas y los minerales esenciales, y una correcta hidratación son los pilares básicos para el cuidado de la piel.

El órgano más grande del cuerpo humano, que actúa como barrera protectora frente a sustancias nocivas, puede resentirse si se producen carencias en la alimentación. No hay que olvidar que debemos tomar diariamente alrededor de 1,5 litros de agua y otros líquidos para mantener un nivel adecuado de hidratación y eliminar toxinas.

¿Qué nutrientes necesita la piel? ¿En qué alimentos se hallan las vitaminas y minerales imprescindibles para una piel tersa y rejuvenecida?

Vitaminas

La vitamina A favorece la cicatrización y refuerza las defensas naturales de la piel. Está presente en alimentos de origen animal como el hígado, la mantequilla, los huevos y los lácteos y también en frutas y verduras: espinacas, brócoli, naranja, manzana, zanahoria, etc.

La vitamina B3 o niacina se encarga de proteger y preparar la piel para tomar el sol, y se encuentra en las carnes magras, el pescado, las vísceras, las nueces y las frutas desecadas (orejones, higos, dátiles…).

La vitamina B6 regula la secreción de las glándulas sebáceas y abunda en pescados azules, carnes, frutos secos, cereales integrales, levadura de cerveza, germen de trigo, plátanos y otras frutas y verduras.

La vitamina C, también llamada ácido ascórbico, tiene una potente acción antioxidante y está relacionada con la formación de colágeno, proteína que mantiene la piel radiante y libre de arrugas. Podemos beneficiarnos de esta vitamina tomando frutas y verduras, especialmente cítricos (limones, naranjas, pomelos), fresas, kiwis y vegetales de hoja verde como las espinacas y el perejil. Como la vitamina C se destruye con el calor, es preferible consumir las frutas y verduras frescas.

No podemos obviar el papel que desempeña la vitamina E, un antioxidante que combate los radicales libres que dañan las células de la piel y retrasa el envejecimiento cutáneo. Los aceites vegetales (oliva, girasol y onagra), el germen de trigo, los cereales integrales, las legumbres y algunos vegetales de hoja de verde son ricos en vitamina E.

Minerales

En lo que a minerales para el cuidado de la piel respecta, destacan el selenio, el zinc y el cobre. El primero se asocia con un menor riesgo de aparición de tumores, y posee acción antioxidante. Se halla en huevos, marisco, champiñones y productos lácteos. El zinc forma parte de la epidermis y cuenta con propiedades antiinflamatorias. Se encuentra mayoritariamente en la carne, la leche, los huevos y las legumbres. El déficit o la carencia de cobre debilita la piel, por lo que debemos asegurarnos de incorporar este mineral a través de mariscos como las ostras, el hígado, las legumbres, verduras y hortalizas y frutos secos.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.