Vitaminas de la cebolla

La cebolla es rica en folatos y otras vitaminas del grupo B y contiene vitamina C y E en menores cantidades. Constituye una valiosa fuente de antioxidantes con acción preventiva frente a afecciones cardiovasculares y degenerativas, además de cáncer. También resulta adecuada para calmar la tos y aliviar el dolor de garganta
30 de noviembre de 2015
Etiquetas
vitaminas de la cebolla

Entre las vitaminas de la cebolla destacan principalmente las del grupo B | John C. (CC by 2.0, Flickr)

En la composición de la cebolla, cuyo nombre científico es Allium cepa L., destacan su contenido en fibra dietética y su aporte vitamínico. Es rica en vitaminas del complejo B, entre ellas B3, B6 y ácido fólico, y ofrece cantidades moderadas de vitamina C y E, ambas con acción antioxidante.

La presencia de flavonoides y compuestos azufrados convierten a la cebolla en un alimento con múltiples propiedades salutíferas. Por citar algunos ejemplos, se asocia a la mejora de la circulación sanguínea, el control del colesterol y, por ende, la protección de la salud cardiovascular, así como a la prevención de enfermedades degenerativas y de ciertos tipos de cáncer.

Mucho más que vitaminas

La cebolla es mucho más que un ingrediente básico en multitud de preparaciones, constituye un alimento-medicina que no debería faltar en nuestras despensas.

Dejando a un lado su aporta en vitaminas, posee un elevado porcentaje de agua, y su contenido en glúcidos, proteínas y lípidos es muy bajo. Unos 100 gramos de cebolla tan solo aportan 25 calorías, por lo que puede formar parte de platos ligeros que compongan una dieta de adelgazamiento o de control de peso.

Al ser rica en fibra, genera sensación de saciedad y potencia la flora intestinal. En cuanto a minerales, sobresale su aporte de potasio, aunque también provee cantidades relevantes de calcio, fósforo, hierro y magnesio.

Los compuestos sulfurados volátiles que nos hacen llorar cuando cortamos la cebolla, le confieren la mayoría de sus propiedades terapéuticas. Para que la cebolla conserve sus principios es recomendable consumirla cruda, ya que la cocción destruye gran parte de las sustancias azufradas y aceites esenciales.

Propiedades y beneficios de la cebolla

La cebolla tiene un efecto depurativo y diurético, es decir, aumenta la producción de orina y favorece la eliminación de las toxinas o sustancias de desecho disueltas en la misma. Por lo tanto, su consumo resulta beneficioso en caso de hipertensión, gota, hiperuricemia y retención de líquidos.

Está aconsejada para tratar y combatir afecciones de las vías respiratorias, como catarros y bronquitis. Es conocida por sus propiedades expectorantes, y puede calmar la tos y el dolor de garganta. ¿A quién no le han recomendado tomar un jarabe de cebolla y miel como remedio natural para recuperarse de una gripe o de un resfriado?

Los compuestos antioxidantes presentes en la cebolla tienen un papel preventivo en el desarrollo de enfermedades de los vasos sanguíneos y el corazón, es decir, protegen la salud cardiovascular. Por otra parte, dada la riqueza en folatos de la cebolla, las mujeres embarazadas y los niños en edad de crecimiento deberían valorar su inclusión en la dieta. Recordemos que la vitamina B9 o ácido fólico juega un papel importante en el desarrollo neurológico del futuro bebé y reduce el riesgo de ciertas anomalías congénitas.

Contraindicaciones

Debido a las sustancias sulfuradas que hemos ido citando a lo largo de este artículo, la ingesta excesiva de cebolla puede dar lugar a flatulencia o acumulación de gases intestinales. Así pues, las personas que sufren acidez de estómago, aerofagia o digestiones difíciles podrían no tolerar la cebolla cruda.

En caso de estómago delicado, conviene macerar la cebolla en aceite de oliva para que pierda aspereza conservando sus propiedades y vitaminas. Introduciéndola unos instantes en agua con zumo de limón conseguiremos que no pique tanto. Otra alternativa es consumir la cebolla ligeramente cocida. Frita se digiere aún peor que cruda.

En Muy en forma | Sopa de cebolla

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.