Vértigos y mareos

Aunque suelan confundirse, el mareo no tiene mucho que ver con el vértigo. Se trata de síntomas y no enfermedades en sí mismas. Mientras que el mareo es la sensación de que uno podría desmayarse, el vértigo se refiere a la sensación ilusoria de que nuestro propio cuerpo o los objetos que nos rodean están girando o en movimiento
20 de octubre de 2015
vértigos y mareos

Vértigos y mareos, similares en síntomas pero con diferentes orígenes y tratamientos | |vv@ldzen| (CC by 2.0, Flickr)

Cuando notamos que a nuestro alrededor todo da vueltas, sufrimos náuseas, perdemos el equilibrio y estamos a punto de caer al suelo solemos decir que nos sentimos mareados. Aunque por lo general hablemos indistintamente de ellos, mareo y vértigo no son sinónimos.

A menudo se suele utilizar el mismo término para describir síntomas, y no enfermedades como tal, diferentes. El mareo hace referencia a la sensación de desmayo, mientras que el vértigo podría definirse como la sensación ilusoria de rotación o movimiento del propio cuerpo o del entorno.

Explicado de una manera aún más sencilla, una persona con vértigo tiene la impresión de que ella misma o los objetos que la rodean giran o se desplazan cuando en realidad esto no está sucediendo. Tras conocer las diferencias entre ambos conceptos, a continuación nos centraremos en saber por qué se producen.

Causas

El mareo aparece cuando no llega suficiente sangre al cerebro, lo cual puede ocurrir si la tensión arterial disminuye repentinamente o hay deshidratación por vómitos, diarrea o fiebre alta. A veces se presenta al estar en lugares muy concurridos o con grandes aglomeraciones de gente.

Se puede producir al levantarse rápido y bruscamente después de sentarse o tumbarse, y también a causa de una gripe, resfriado o alergia. Otros trastornos más graves que pueden dar lugar al mareo son: problemas cardíacos, accidente cerebrovascular, hipoglucemia, hemorragia interna y shock.

Por otra parte, en la mayoría de los casos, el vértigo guarda relación con alteraciones del sistema vestibular del oído, el cual está implicado en el mantenimiento del equilibrio y el control postural. Así pues, puede ser consecuencia de malformaciones en el oído interno, golpes en la cabeza, traumatismos u otros problemas que afecten al oído o al cerebro.

La enfermedad de Ménière, las infecciones del oído (laberintitis, neuronitis vestibular…), los cambios bruscos de la presión arterial y los trastornos neurológicos (esclerosis múltiple, ictus…) son algunos factores que podrían propiciar que aparezca el vértigo. Los tumores cerebrales, las sustancias tóxicas (alcohol, arsénico…) y el uso de ciertos fármacos (diuréticos, aspirina…) constituyen otras causas frecuentes de vértigo.

Síntomas

La principal manifestación clínica del vértigo es la sensación de que la habitación en la que se encuentra el paciente gira o de que su propio cuerpo se desplaza. Puede ir acompañada de los siguientes síntomas: zumbidos de oídos, falta de equilibrio, náuseas, vómitos, diarrea, sudoración, taquicardia, hipoacusia o pérdida auditiva, visión doble, debilidad de las extremidades, parálisis facial y mala articulación del lenguaje.

En cuanto al mareo en sí, el síntoma principal es, como comentábamos anteriormente, la sensación de desmayo.

Tratamiento

Por lo general, los mareos mejoran espontáneamente o son fáciles de tratar. Cuando se producen mareos por hipotensión (presión arterial baja), el consejo es tumbarse con las piernas en alto hasta que el flujo sanguíneo llegue al cerebro, y luego levantarse despacio.

Para tratar adecuadamente el vértigo es preciso conocer las causas subyacentes. Entre los medicamentos que pueden administrarse atendiendo a las características del paciente, están los diuréticos, los antivertiginosos (betahistina, dimenhidrinato…) y antieméticos, los cuales ayudan a aliviar las náuseas y los vómitos.

La intervención quirúrgica (neuroctomía vestibular o labertintectomía) se contempla únicamente cuando fallan los tratamientos descritos y otros adicionales que pueda recomendar el especialista.

Un comentario
  1. Dagobrto Damian Vera
    Publicado el 23 abril, 2016 a las 14:09 | Enlace

    gracias por esta informacion pero lamentablemente el vertigo se puede prolongar y no lo curan en el seguro y se complica ya que conozco un joven que de la nada le dio esto y el lenguaja se le dificulto que hacer??

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.