Vendaje neuromuscular o 'kinesiotaping'

La técnica del vendaje neuromuscular nace en Japón de la mano del quiropráctico Kenzo Kase. Hablamos de unas tiras de algodón con adhesivo acrílico para tratar las lesiones y molestias físicas de los deportistas
4 de febrero de 2013
vendaje neuromuscular kinesiotaping

Un corredor vendado con vendaje neuromuscular en su rodilla | Mikep

En los pasados Juegos Olímpicos de Londres y posteriores espectáculos de carácter deportivo, pudimos comprobar que, en la mayoría de disciplinas, los atletas llevaban una especie de tiras de colores en los músculos y articulaciones. Por lo que empezamos a preguntarnos si aquellas tiras producirían algún efecto mágico en los músculos de los deportistas, o si simplemente las usaban para decorar sus esculturales cuerpos.

No se trata de una moda pasajera, sino de vendajes neuromusculares, también conocidos como kinesiotaping o kinesiotape. Hablamos de un sistema de vendaje que nace en tierras asiáticas en los años 70 de la mano del quiropráctico Kenzo Kase. Las tiras están hechas de algodón con un adhesivo acrilíco resistente al agua. Basándose en la cromoterapia, se emplean tiras de colores fríos y sedantes –como el azul o el verde– para reducir la temperatura de la zona a tratar, y de tonalidades cálidas y estimulantes –amarillo, negro o rosa– si se quiere conseguir el efecto contrario.

¿El kinesiotape funciona?

La técnica del vendaje neuromuscular tiene como objetivo restablecer el equilibrio entre los músculos, el sistema circulatorio, linfático y otras estructuras que componen nuestro cuerpo para que disminuya considerablemente el dolor. A diferencia de los tradicionales, que aumentan la presión sobre las zonas dañadas, el vendaje neuromuscular alivia la presión para que remita el dolor y los músculos funcionen correctamente.

Para acelerar el proceso de curación es imprescindible que el vendaje lo aplique un fisioterapeuta o profesional de medicina deportiva especializado en dicha técnica, ya que hay que conocer la disposición de las fibras musculares y sus funciones para colocar los anclajes y las tiras en la dirección y con la tensión adecuada. Con la técnica del vendaje neuromuscular no sólo se consigue un efecto analgésico, también resulta efectivo para favorecer la cicatrización de heridas.

Al ser una técnica prácticamente inocua, pueden beneficiarse de ella pacientes con esguinces de ligamentos, contracturas, fascitis plantar, hernias discales, lumbalgias e incluso incontinencias urinarias y dolores menstruales.

El uso del vendaje neuromuscular presenta pocas contraindicaciones, entre ellas destaca el riesgo de infección, alteraciones de la piel, carcinomas, diabetes, trombosis y traumatismos severos.

En Muy en forma | Contractura muscular: qué es, cómo se produce y cuáles son sus tratamientos

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.