Varices y deporte

Deportes como la natación, andar a paso ligero, montar en bici o practicar yoga son beneficiosas para aliviar los síntomas de las varices. En cambio, los deportes de raqueta, el fútbol o el baloncesto pueden agravar su estado
29 de agosto de 2013
Etiquetas
varices deporte

Los deportes bruscos o de alto impacto podrían agravar las varices | Jordan F.

El verano es, sin duda, la mejor época para presumir de piernas, pero hay mujeres que no se sienten cómodas despojándose de los pantalones largos a causa de las varices o venas varicosas. Siempre han sido vistas como un problema estético o superficial, pero pueden repercutir en nuestro rendimiento deportivo.

Las varices aparecen como consecuencia de una deficiente circulación sanguínea y la dificultad del retorno venoso de las extremidades inferiores. Al no poder circular con fluidez por las venas y retornar hacia el corazón, la sangre se queda estancada en los conductos dilatados y deformados que conocemos como varices.

No hay que ser un “lumbreras” para atar cabos y llegar a la conclusión de que nuestros músculos se verán limitados ante un esfuerzo físico por la mala o pobre circulación sanguínea, lo que implica un menor desempeño deportivo, sobre todo en el caso de los sufren una severa insuficiencia venosa. Del mismo modo, las varices suelen estar asociadas a la aparición de edemas y provocar dolor, hormigueo o pesadez en las piernas, lo cual puede limitar nuestro desempeño en una carrera u otras modalidades deportivas de alto impacto.

Deportes recomendados

Actividades como la natación, montar en bicicleta, practicar yoga o, simplemente, andar a paso ligero favorecen el retorno venoso y estimulan la circulación sanguínea, mientras que los deportes más bruscos, que requieren saltos continuos o movimientos repentinos, pueden perjudicar el funcionamiento de las válvulas de las venas. Este grupo englobaría los deportes de raqueta, baloncesto, balonmano, carrera, fútbol, hockey, rugby, aeróbic o step, disciplinas que pueden agravar las varices al provocar hemorragias por rotura.

Para quitarle hierro al asunto y evitar las varices fortaleciendo la musculatura de las piernas con alguna actividad física que favorezca el retorno venoso, no elijas deportes que te hagan forzar la posición o compriman los muslos y pantorrillas. Practica deporte aeróbico con moderación, lleva una vida activa y apuesta por una dieta variada y equilibrada, además de evitar prendas de vestir ajustadas y zapatos de tacón.

En Muy en forma | Cómo prevenir las varices y Remedios caseros para las varices

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.