Varices en el embarazo

Casi la mitad de las mujeres embarazadas padecen varices en las piernas. No hay consenso sobre cuál es el tratamiento más eficaz para frenar la aparición y la evolución de las varices y, salvo casos muy puntuales, no está indicada la intervención quirúrgica durante el embarazo
28 de septiembre de 2013
Etiquetas,  
varices embarazo

Los ejercicios en el agua son recomendables para prevenir las varices durante el embarazo | Pixy

El embarazo es un factor de riesgo en la aparición y el desarrollo de las varices. Aproximadamente, el 40% de las mujeres embarazadas sufre varices en las piernas y, por ende, la sintomatología que las acompaña: hinchazón, sensación de pesadez, calambres y dolor.

Las varices se manifiestan y agravan durante el estado de gestación por factores como la genética y el estatus hormonal, ya que el aumento de progesterona disminuye el tono normal de las venas. La aparición o el empeoramiento de las varices y de los síntomas y signos más frecuentes van incrementándose a medida que avanza el embarazo. Aunque no es un problema fácil de corregir o erradicar, y no hay unanimidad en cuanto al mejor tratamiento, podemos tomar algunas medidas para mitigar la progresión de las varices y prevenir posibles complicaciones. Salvo casos muy concretos, la intervención quirúrgica de las varices no se contempla durante el embarazo.

Pese a no frenar su aparición, el uso de medias compresivas parece mejorar el cuadro de síntomas y la gravedad de las varices. El ejercicio regular (salir a dar un paseo todos los días, andar o hacer ejercicios en el agua), favorece la circulación de la sangre y alivia las molestias asociadas. Otro de los consejos más útiles es aplicar baños de contraste de agua templada y fría en las piernas en sentido ascendente para mejorar el retorno venoso. 

Para evitar que las varices campen a sus anchas por las extremidades de las embarazadas, siempre son de agradecer los masajes en pies, piernas y tobillos con suaves movimientos circulares usando geles refrescantes o relajantes. Las mujeres que nunca salen a la calle en alpargatas deben saber que los zapatos de tacón alto dificultan el movimiento natural del pie y, por tanto, dificultan la circulación y el drenaje. También es clave cuidar las posturas: no pasar demasiado tiempo de pie o sentada y descansar con las piernas en alto.

Ya por último, indicar que las varices que aparecen durante el embarazo suelen desaparecer o mejorar en los meses sucesivos al alumbramiento, de modo que lo más prudente sería esperar un tiempo antes de valorar los distintos tratamientos que existen para eliminar las varices que hayan podido quedar y reducir las molestias que puedan ocasionar tras el parto.

En Muy en forma | Cómo prevenir las varices

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.