Una hamburguesa completa equivale a dos comidas y media caseras

Según un estudio, una hamburguesa completa supera en un 18% el aporte calórico diario y en un 3,5% la cantidad de sal diaria recomendada
4 de agosto de 2012
hamburguesa completa comida casera

Hamburguesa y patatas fritas, una combinación repleta de calorías | Isma M.

En verano pasamos más tiempo fuera de casa, por lo que solemos acudir a restaurantes fast-food con mayor frecuencia. Los establecimientos de comida rápida ofrecen productos con elevado contenido en grasas, exceso de sal e hidratos de carbono. Auténticas bombas calóricas. Por tanto, no es la opción más acertada si queremos cuidar nuestra salud.

¿Alguna vez te has planteado cuántas calorías aporta la tan deseada “comida basura”? Según un estudio reciente denominado Fast food: una alternativa equivalente, una hamburguesa completa equivale a ingerir dos comidas y media caseras.

Los investigadores compararon una comida equilibrada, que perfectamente podemos elaborar en casa, con el menú típico más consumido por los adolescentes en una cadena de hamburgueserías. Los resultados confirman que una hamburguesa completa, con refresco y patatas fritas, supera en un 18% el aporte calórico diario establecido para jóvenes de entre 11 y 18 años. Pero con el menú habitual, burguer, ración de patatas, bebida de tamaño grande y dos aderezos, los adolescentes no solo estarían consumiendo el equivalente a dos comidas caseras, también consumirían más de la mitad de las grasas que deben ingerir a diario, además de excederse en el requerimiento de sodio.

Con el “inofensivo” menú de comida rápida cubrirían la cantidad de sodio recomendada para un día entero. Es decir, el 103,5% de sal. Las comida casera con la que se comparó el fat meal incluye una porción de carne –de unos 250 gramos aproximadamente– y una ensalada con tomate, zanahoria, lechuga, repollo y remolacha, aliñada con dos cucharadas de aceite de oliva, además de dos rebanadas de pan, dos piezas de fruta, dos lonchas de queso y un vaso de leche semidesnatada. Abundante, sí, pero también sana y equilibrada, ya que contiene alimentos naturales con nutrientes de calidad, fibra, bajo nivel de grasas saturadas y mayor cantidad de ácidos grasos esenciales.

Este ejemplo sirve para comprobar las diferencias nutricionales entre una comida elaborada en casa y las tan adictivas hamburguesas que comercializan los locales de comida rápida.

En Muy en forma | ¿La ‘pizza’ saludable existe? y 4 consejos para que la comida rápida sea menos perjudicial para tu salud

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.