Una golosina con propiedades prebióticas que no provoca caries

Científicos de la Universidad Politécnica de Valencia crean una golosina con prebióticos que no provoca caries. La clave está en sustituir los azúcares habituales por ingredientes como la isomaltutosa y la oligofructosa
2 de febrero de 2013
Etiquetas,  
golosinas prebioticos caries

¿Golosinas que no provocan caries? Sí, has leído bien | Waleed A.

Con frecuencia, se dice que las chuches son calorías vacías porque su aporte de nutrientes es prácticamente nulo. Al tener un valor nutritivo ínfimo y un elevado contenido calórico, se deduce que no benefician en absoluto a nuestra salud. Ahora la ciencia se ha propuesto echar por tierra esta afirmación desarrollando una golosina con prebióticos que nos exime del riesgo de sufrir caries al consumirla.

Los investigadores de la Universitat Politècnica de Valencia cuentan con la fórmula para obtener golosinas que no sólo aportan calorías, sino que también favorecen y estimulan la flora intestinal con su efecto prebiótico. Estas espumas de nube de azúcar no provocan caries y además presentan un bajo índice glucémico, es decir, no generan picos de glucosa en sangre. La idea es que las chuches que nos volvían locos cuando eramos niños, y que aún de mayores nos siguen tentando, aporten algún beneficio extra.

El secreto no es otro que reemplazar los azúcares utilizados habitualmente en la fabricación de golosinas por dos ingredientes naturales como son la isomaltutosa (azúcar) y una fibra soluble denominada oligofructosa. La nube de azúcar saludable conserva el aroma, la textura y el sabor de las chuches tradicionales, pero ejerce un efecto positivo en el organismo. Pese a que tiene la misma cantidad de calorías e idéntico dulzor, no dispara bruscamente los niveles de insulina en el cuerpo.

Aunque en este caso no hablemos de calorías vacías, es igual de importante moderar el consumo. No olvidemos que las golosinas están constituidas en su mayor parte por azúcar, y el aporte energético continúa siendo elevado. El siguiente desafío al que se enfrentan los científicos es añadir ingredientes funcionales que incrementen el valor nutricional de la golosina.

Si mantenemos una actitud crítica y mesurada, será una oportunidad para desengancharnos de las chuches más calóricas y avanzar a paso firme hacia una industria que apueste por alternativas algo más sanas.

En Muy en forma | Trucos para moderar el consumo de golosinas en niños

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.