Triglicéridos altos

Se considera que los triglicéridos están altos cuando sobrepasan los 200 mg/dl. Se relacionan con el desarrollo de arterioresclerosis y pancreatitis, entre otras patologías
20 de abril de 2015
triglicéridos altos

El sobrepeso es una de las causas de tener los niveles de triglicéridos altos | Steven D.

Puede que en alguna ocasión hayas observado que a la hora de solicitar un análisis de sangre los médicos piden, además del colesterol, también los triglicéridos. En general todos conocemos en qué se diferencian el colesterol HDL y el colesterol LDL, pero ¿podrías definir qué son los triglicéridos?

Los triglicéridos se producen en el hígado y están presentes en determinados alimentos que consumimos. Constituyen el principal tipo de grasa o de lípidos que transporta el organismo para suministrar y almacenar energía. La grasa tiene que viajar por la sangre para convertirse en un depósito o una reserva de energía. La concentración en plasma de este tipo de grasa son los “triglicéridos” que figuran en los resultados de una analítica.

Causas

Aunque responde a varias causas, tres son los factores de riesgo que predisponen a la hipertrigliceridemia o los triglicéridos altos: el sobrepeso o la obesidad, enfermedades como la diabetes o el hipotiroidismo y el consumo excesivo de alcohol. A medida que aumenta el peso corporal o se ingieren demasiadas calorías, los triglicéridos se disparan.

Algunos medicamentos (anticonceptivos, diuréticos, esteroides…) también pueden elevar los niveles de triglicéridos, los cuales regularmente se incrementan con la edad. Asimismo, al igual que sucede con los niveles elevados de colesterol, en la trigliceridemia hay que tener en cuenta la carga genética o la herencia familiar.

¿Cuál es el nivel normal de triglicéridos?

Por encima de 200 mg/dl los niveles de triglicéridos se consideran altos. El valor normal o deseable de los triglicéridos es aquel inferior a 150 mg/dl, mientras que el limítrofe alto estaría entre 150 y 200 mg/dl. A partir de 500 mg/dl hablaríamos de un nivel muy elevado, incrementándose el riesgo de sufrir pancreatitis.

Síntomas de los triglicéridos altos

Teniendo en cuenta que presentar niveles de triglicéridos por encima de lo recomendado repercute notablemente en nuestra salud, nunca hay que bajar la guardia. ¿Cuáles son las señales de alerta? Además de los ya mencionados factores de riesgo, de vital importancia, el perímetro abdominal puede ser otro de los avisos de que se tienen los triglicéridos altos.

Las personas con antecedentes familiares deben someterse periódicamente a controles para vigilar sus niveles y evitar futuros problemas.

Consecuencias

¿Por qué es tan importante vigilar y mantener los triglicéridos a raya? Aunque son esenciales en una vida saludable, las grasas pueden perjudicar si no se logran convertir en aliadas. Básicamente, las cifras muy altas de triglicéridos se asocian a un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares y pancreatitis, una patología grave que se caracteriza por la inflamación del páncreas y que puede conducir a la incapacidad o la muerte.

La trigliceridemia se relaciona directamente con el desarrollo de arterioesclerosis, afección que causa ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares.

Cómo bajar los triglicéridos

En caso de trigliceridemia lo primero es consultar al médico de atención primaria para que prescriba el tratamiento oportuno que normalice los niveles de triglicéridos en sangre. Adoptar unos hábitos de vida saludable, que incluyen ejercicio físico para perder peso, prescindir del alcohol y seguir una dieta equilibrada, baja en grasas saturadas y azúcares es fundamental para el control de los niveles de colesterol y triglicéridos. El tratamiento dietético puede complementarse con fármacos.

En lo que respecta a la alimentación, ¿qué podemos hacer para reducir los niveles triglicéridos? Las medidas a tomar son las siguientes: regular la ingesta de comidas y distribuirla en varias tomas, sin saltarse ninguna, aumentar el consumo de verduras y hortalizas, seleccionar carnes magras y lácteos bajos en grasa, comer pescado cuatro veces a la semana, preferiblemente pescados azules, evitar los aperitivos, golosinas, bollería, patatas fritas, precocinados y otros productos ricos en calorías y grasas trans y eliminar los carbohidratos refinados, optando por las opciones integrales.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.