¿El tomate engorda?

El tomate, además de ser rico en vitaminas, tiene la ventaja de poseer un bajo contenido calórico, por lo que no engorda. Contiene fibra y antioxidantes con efecto protector frente a las enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer
4 de Junio de 2015
Etiquetas,  ,  
el tomate engorda

El tomate no engorda, pues aporta muy pocas calorías y en su composición abunda el agua | Rhian (CC by 2.0, Flickr)

Lo consideramos una hortaliza, pero en realidad es una fruta; una de las más saludables de nuestra gastronomía. El tomate nos recuerda inevitablemente al gazpacho, al salmorejo, a las ensaladas y a la salsa casera. Se trata de un ingrediente indispensable en la dieta mediterránea, de un alimento sano y nutritivo que no engorda y conquista paladares con su particular sabor dulce.

Y es que no hay razones para no incluir el tomate en una dieta adelgazamiento, puesto que destaca precisamente por su bajo aporte energético: dos tomates medianos apenas proporcionan 50 calorías. Más del 90% de la composición de este fruto es agua, y alrededor de un 4% hidratos de carbono. ¿Sorprendido? Pues espera, que te contamos más a continuación.

Propiedades del tomate

Por lo que respecta a sus propiedades nutricionales, esta fruta, emparentada con la berenjena, la patata y el pimiento, se caracteriza por su contenido en betacarotenos y vitamina C, la cual desempeña un papel protector frente al daño oxidativo y facilita que el organismo absorba el hierro no hemo.

El tomate es una fuente de licopeno, carotenoide con importante acción antioxidante que le otorga su color rojizo. Aunque falta evidencia científica sólida, las últimas investigaciones relacionan este compuesto con un menor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer.

Además de contener vitaminas, especialmente vitamina C, A, E, K y del grupo B, el tomate aporta sales minerales, mayoritariamente potasio y magnesio, así como una buena cantidad fibra. Se considera un alimento depurativo y diurético que en el marco de una dieta rica en fibra resulta eficaz a la hora de tratar el estreñimiento.

Sin embargo, el consumo de tomate también tiene algún que otro inconveniente. En personas susceptibles el tomate puede producir alergia, la cual se manifiesta generalmente con eccemas y úlceras recurrentes en la boca. Asimismo, al contener ácido oxálico está contraindicado para quienes presentan cálculos renales. Debido a su acidez, aquellos que tienen el estómago delicado pueden notar que no toleran o no les sienta demasiado bien el tomate.

Cómo incorporar el tomate a la dieta

No es tarea sencilla enumerar las distintas variedades de tomate que existen. Entre las más habituales en el mercado incluiríamos el tomate pera, el de rama, el cherry, el corazón de buey, el montserrat y el codiciado tomate raf. Cada uno de estos tipos de tomate cuenta con una serie de peculiaridades y usos culinarios recomendados, pero todos tienen en común un sabor y aroma excepcional.

Ahora que ya conocemos que el tomate no engorda y que su consumo aporta un sinfín de propiedades y beneficios saludables, ¿te faltan ideas para incluir el tomate en tu menú diario? Ahí van algunas sugerencias para consumir tomate diariamente y combinarlo con alimentos que solemos tener en la despensa. Aparte de salsas, confituras y sopas frías, como la deliciosa sopa de tomate, con unos simples tomates podemos elaborar desde pasteles y zumos hasta entrantes de lo más apetecibles: tomates rellenos, gratinados con tomate, paté de tomate, tomates verdes fritos y hasta piruletas de tomate.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.