Tomar el sol embarazada, ¿una buena idea?

Durante el embarazo no es malo bañarse y tomar el sol en la playa, pero se deben extremar las precauciones para evitar la aparición de manchas y prevenir golpes de calor
7 de julio de 2013
Etiquetas,  
tomar sol embarazada

Durante el embarazo hay que extremar las precauciones frente a los rayos solares | David

Al llegar al verano muchas de las futuras mamás se hacen la misma pregunta: ¿puedo tomar el sol estando embarazada? El sol puede tener grandes beneficios para la salud y para el bienestar de las mujeres que se encuentran en estado de gestación, pero siempre hay que utilizar el sentido común.

La clave para aprovechar esta fuente de energía y vida vuelve a estar en la moderación. Tumbarse al sol como lagartos es un factor de riesgo para la salud cutánea, de ahí que el uso de protectores solares esté tan generalizado. Si para cualquier persona lo más prudente es tomar el sol con mucha precaución, para las embarazadas lo es más aún.

Se aconseja emplear una crema solar con factor protector elevado y evitar exponerse al sol durante la horas centrales del día

Las vacaciones estivales invitan al descanso, la relajación, el baño y el bronceado en las playas o piscinas, pero durante el embarazo se deben extremar las precauciones para evitar la aparición de manchas a causa de los cambios hormonales. En el proceso de gestación la piel es más sensible, por lo que los expertos abogan por una exposición solar razonable.

La norma para cualquier mujer embarazada es la de aplicar una crema solar con factor protector elevado en épocas de sol intenso, evitando la exposición directa durante las horas centrales del día. Hay que tener una referencia exacta del grado de protección que se debe utilizar y preguntarle siempre al farmacéutico sobre los componentes de la misma, ya que algunos podrían absorberse por la piel y afectar al feto.

Además de no exceder el tiempo de exposición solar y usar un protector adecuado, tendremos en cuenta otro factor. Las altas temperaturas y la humedad de los meses del verano propagan el contagio de hongos, siendo aconsejable secar muy bien la piel y procurar no llevar ropa húmeda. Las gestantes también deben mantenerse hidratadas bebiendo agua a menudo para evitar los golpes de calor.

Por tanto, no es perjudicial disfrutar del sol y del mar estando embarazada, solo hay saber cuidarse.

En Muy en forma | Mitos del embarazo y Ejercicio y embarazo

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.