'Tengo mal aliento'

La halitosis o mal aliento se produce por un exceso de bacterias en la cavidad bucal o por el deterioro de las encías y/o piezas dentales
4 de noviembre de 2012
Etiquetas
Tengo mal aliento

Tener mal aliento puede provocar rechazo social | andrewrennie

Lo he probado todo para combatir el mal aliento: desde homeopatía, remedios naturales y tratamientos específicos prescritos por mi médico de cabecera hasta he cambiado mis hábitos alimenticios y le presto mucha más atención a la higiene bucal. Aun así, no consigo deshacerme de ese olor putrefacto que emana de mi boca y que no siempre soy capaz de percibir. Este problema me trae de cabeza, hasta tal punto que está afectando a mi vida social, personal y profesional.

Estoy empezando a encerrarme en mi mundo y a rechazar todo vínculo afectivo, por el temor a abrir la boca y alejar a los que están a mi alrededor. ¿Qué puedo hacer para despedirme de la halitosis? La cavidad bucal es un refugio en el que habitan millones de bacterias que quedan adheridas principalmente en la lengua. Las causas por las que se desencadena el mal aliento o halitosis son múltiples. Puede deberse a una escasa higiene bucal, a la descomposición bacteriana de restos de alimentos o a caries dentales.

La prevención de la halitosis es su mejor tratamiento

También tiene un vínculo con problemas de encías y periodontitis y está relacionada con enfermedades como la sinusitis o la gingivitis, entre otras. La halitosis puede darse en personas diabéticas que padezcan gastritis, infecciones en el riñón e incluso tumores en los pulmones.

La prevención es el mejor tratamiento, por lo que la primera medida que debemos tomar es acudir a un odontólogo para que explore la cavidad bucal, los dientes y las encías.

Una revisión periódica en la boca es vital para determinar problemas o infecciones que originan el mal aliento y para acabar con el sarro y la suciedad acumulada. Para mantener un aliento fresco y libre de mal olor es recomendable cepillarse los dientes después de cada comida y usar seda dental para remover los posibles restos de comida incrustados entre los dientes. Evita el tabaco, las bebidas alcohólicas, el café y aquellos alimentos de olor y sabor intenso que potencian la halitosis, como la cebolla y el ajo.

Consumir chicles y caramelos sin azúcar y beber entre uno y dos litros de agua son medidas que contribuyen aumentar el flujo salival. Asimismo, podemos recurrir a las infusiones de cítricos, menta y regaliz para refrescar el aliento y mantener la boca oxigenada.

En Muy en forma | Halitosis: cómo combatir el mal aliento

Un comentario
  1. Juan
    Publicado el 13 febrero, 2015 a las 01:44 | Enlace

    No dicen nada que perdida de tiempo ! Si quieres no tener mal
    Aliento trata de no tenerlo ! Es lo que dicen acá

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.