Supinador, pronador o neutro

A la hora de elegir unas zapatillas de running, primero hay que identificar el tipo de pisada que tenemos y nuestro nivel de pronación o supinación. Atendiendo a su pisada, un corredor puede ser supinador, pronador o neutro
13 de mayo de 2013
Etiquetas
supinador pronador neutro

Supinador, pronador o neutro: ¿cuál eres tú?

Partiendo de que el running es un deporte de impacto, elegir las zapatillas con las que vamos a correr cientos de kilómetros no parece una cuestión baladí. Un calzado adecuado te proporcionará mayor estabilidad y sujeción, al tiempo que amortigua o absorbe el impacto que sufren las rodillas y la parte inferior de la espalda durante la carrera.

No todos los corredores tienen las mismas condiciones físicas, por lo que su rendimiento puede verse afectado si no adquieren las zapatillas de running adecuadas. Cuando compramos un par de zapatillas de correr dejándonos influenciar por la publicidad, el diseño y la marca, a las primeras de cambio comienzan a aparecer molestias y riesgos de lesión. Lo primero es averiguar qué tipo de pisada tienes e identificar tu nivel de pronación o supinación para así elegir las zapatillas apropiadas.

Supinador

La pisada supinadora se caracteriza por el apoyo de la parte más externa del pie. Mientras el borde interno tiende a elevarse, el borde externo choca contra el suelo afectando la eficiencia de la carrera. Los supinadores desgastan las zapatillas a lo largo de los bordes externos, no únicamente la zona del talón.

Pronador

Por pisada pronadora se entiende justo lo contrario. En este caso, el apoyo se realiza mayoritariamente con el borde interno del pie. La pronación es el movimiento natural del tobillo con el que amortigua y disipa la carga de la pisada. Cuando esa pronación está por encima de los parámetros fisiológicos –o el desplazamiento es exagerado–, hablaríamos del corredor pronador.

Neutro

Por último, la pisada neutra es aquella en la que los tobillos no tienden a girar ni hacia dentro ni hacia fuera al correr, se mantienen en línea con las rodillas y la planta del pie.

¿Cuál soy yo?

¿Quieres averiguar de forma rápida si eres supinador, pronador o neutro? Coge un barreño o recipiente y llena su base de agua. Al mismo tiempo, coge una hoja de periódico y sitúala en el suelo. Después, sumerge uno de tus pies en el agua (se trata de que la planta del pie esté levemente mojada, humedecida, no chorreando) y, acto seguido, pisa la hoja. Finalmente solo resta comparar tu pisada con la imagen que ilustra el artículo. Así de fácil y así de rápido.

Si eres supinador, tenderás a desgastar antes la parte externa delantera de la zapatilla y, además, podrías padecer problemas de rodilla y tobillo. Si eres pronador, desgastarás más la parte externa del talón y la parte interna delantera. En el caso de ser neutro, el desgaste será uniforme en la suela de la zapatilla.

En Muy en forma | Pequeños trucos para que las zapatillas de ‘running’ duren más tiempo

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.