Sopa de cebolla

Preparamos una deliciosa y nutritiva sopa de cebolla, rica en vitaminas, minerales y fibra dietética y con muy pocas calorías
18 de Diciembre de 2014
Etiquetas,  ,  
sopa de cebolla

Sopa de cebolla, una receta saludable y muy nutritiva | Johnny S.

Con el paso de los años, la sopa de cebolla se ha convertido en una receta muy apreciada por los paladares más exquisitos. Considerada un plato emblemático de la cocina tradicional francesa, la sopa de cebolla alcanzó durante el transcurso de los siglos XVI y XVIII un grado de sofisticación insólito por aquel entonces, y poco después empezó a extenderse a lo largo y ancho del continente europeo. Los orígenes humildes de esta sopa, que bien podría ser uno de los platos insignia de la dieta mediterránea, así como la sencillez de su preparación, no le restan ni un ápice de excelencia a este antiquísimo entrante.

Pasó de ser una simple sopa, en ocasiones asociada a las épocas de hambruna, a transformarse en un plato digno de reyes con la que combatir las gélidas temperaturas y entrar en calor rápidamente. Sin contar los populares bistró parisinos, cuna de este sabroso consomé, no existe restaurante europeo que no tenga en su carta o en el menú del día una suculenta sopa de cebolla.

Es una receta saludable y económica que se elabora con ingredientes sencillos y accesibles, mayormente vegetales con una base de caldo de pescado, carne o verduras. Aunque no existe una receta universal para dicha sopa, todas se asemejan bastante. Como toppings se suelen utilizar dados de queso gratinado, picatostes de pan, huevos que se cuajan con el calor de la propia sopa, o incluso uvas para darle un toque original.

Ingredientes (para 4 personas)

  • 1 litro de caldo vegetal
  • 4 cebollas
  • 1 diente de ajo
  • 8 rebanadas de pan tipo baguette tostado
  • Queso rallado
  • Aceite de oliva
  • Hierbas provenzales
  • Sal y pimienta negra (al gusto)

Preparación

Primero de todo, hay que preparar un caldo de verduras cociendo hortalizas, como pueden ser el puerro, la zanahoria y la cebolla, en agua durante un cuarto de hora. Es importante que quede lo más concentrado posible.

Mientras el caldo reposa, si no lo has hecho con antelación, rehoga la cebolla cortada en juliana fina en una cazuela con aceite de oliva. Cuidando que no se queme; sofríela a fuego lento hasta que adquiera un color dorado. Si lo deseas, añade una pizca de sal y pimienta.

Incorpora el caldo y cuece de nuevo unos 25-30 minutos a fuego medio. Rectifica de sal y retira del fuego. Unta las rebanadas de pan con el ajo pelado y mezcla el queso con las hierbas provenzales.

Vuelca la sopa de cebolla en cuencos individuales o en un plato hondo. Coloca encima las rebanadas de pan, espolvorea el queso rallado y gratina la sopa en el horno durante 3 minutos. Sirve al instante. ¿A qué está de rechupete?

Propiedades saludables

Con esta nutritiva sopa cargada de sabor entonaremos el estómago y repondremos fuerzas. La cebolla, el ingrediente estrella de esta sopa, posee propiedades expectorantes y mucolíticas, de modo que puede ayudarnos a combatir la tos y aliviar el dolor de garganta. Tiene una extensa lista de efectos beneficiosos: diurético, analgésico, desinflamatorio y antibiótico natural, gracias a su elevado contenido en compuestos azufrados con acción bactericida.

La cebolla constituye una fuente natural de potasio y es rica en vitaminas del grupo B, como el ácido fólico. También presenta cantidades apreciables de fibra. Se trata de uno de los llamados “alimentos-medicina” que nunca debería faltar en nuestra despensa. La cebolla es baja en calorías, aunque en este caso se incluyen ingredientes como el queso o el pan que elevan el contenido calórico del plato. Además, por la presencia de azufre en su composición, regula los niveles de glucosa en sangre y resulta adecuada para las personas diabéticas.

En Muy en forma | Sopa de tomate

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.