Solidago o vara de oro, una planta medicinal repleta de propiedades

El solidago o vara de oro es una planta medicinal que destaca por su capacidad diurética. Además de utilizarse en el tratamiento de infecciones de las vías urinarias, gracias a sus propiedades constituye un remedio eficaz contra la gastroenteritis y la diarrea. También se considera adecuada para limpiar y mejorar la cicatrización de las heridas.
10 de enero de 2017
Etiquetas
solidago o vara de oro planta medicinal propiedades

El solidago o vara de oro es una planta que cuenta con numerosas propiedades medicinales y curativas | Andreas R. (CC by 2.0, Flickr)

Solidago podría ser uno de esos términos que «suenan a chino» o que nunca antes has escuchado. Pero si te dijéramos que popularmente se conoce como vara de oro (científicamente Solidago virgaurea), tal vez se te iluminaría la bombilla. Se trata de una planta perenne de la familia de las astaráceas que se distribuye ampliamente en Europa, Asia y América del Norte.

Es fácil reconocer al solidago por sus esbeltos tallos, hojas lanceoladas y, sobre todo, sus flores de color amarillo dorado y brillante dispuestas en racimos. Su propio nombre ya nos da algunas pistas sobre las cualidades y propiedades curativas de dicha planta, puesto que solidago proviene del vocablo griego solido, cuyo significado es curar.

Propiedades del solidago

Dicho esto, te estarás preguntando para qué sirve y cuáles son esas supuestas virtudes que convierten al solidago o la vara de oro en una planta interesante a nivel terapéutico o medicinal. En la composición del soligado figuran flavonoides (quercitina, hipérosido, isoquercitina, rutina…), taninos, saponósidos, cumarinas, mucílagos, inulina y ácido cafeico y clorogénico, entre otros. Dichos principios activos le confieren acción diurética, antioxidante, antimicótica, antiséptica, diaforética, astringente y antiinflamatoria.

Uno de los usos más comunes de esta planta es como diurético. Dicho efecto convierte al soligado en una planta recomendada en el tratamiento de las infecciones urinarias (cistitis, uretritis…) y de aquellas situaciones que requieren un aumento de la diuresis: edema, enfermedades reumáticas, artritis, gota…

Ya en la antigüedad, concretamente en la Edad Media, calificaban al solidago o vara de oro como una planta con una gran capacidad para estimular la producción de orina y eliminar las piedras o cálculos renales.

No solo se considera adecuada para tratar la nefritis aguda y prevenir la formación de cálculos renales de oxalato cálcico, sino que también tiene propiedades antifúngicas que pueden ayudar a combatir el Candida albicans, responsable del 90% de las infecciones vulvogenitales causadas por hongos.

Además de ser un buen recurso contra la candidiasis, puede ser de ayuda en caso de gastroenteritis y diarrea. Esto se debe al poder astringente y ligeramente antiinflamatorio de sus taninos.

El efecto sedante e hipotensor que se le atribuye a dicha planta explica que se emplee en caso de hipertensión y ansiedad.

Una de las aplicaciones quizás menos conocida del solidago quizá sea la de reducir la inflamación y mejorar los síntomas de la hiperplasia benigna de próstata, es decir, el agrandamiento no canceroso de la glándula prostática.

Usos externos del solidago

Ahora que hemos revisado las principales aplicaciones medicinales de la vara de oro a nivel interno, conoceremos sus usos externos. Externamente, el solidago se utiliza para limpiar heridas y agilizar su cicatrización. La decocción de la planta se suele aplicar sobre cortes superficiales, llagas, quemaduras, úlceras cutáneas, eccemas y otros problemas de la piel.

Mediante gargarismos, este mismo remedio puede servir para mejorar o aliviar las molestias características de las aftas o llagas en la boca.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.