Sinusitis

La sinusitis se caracteriza por la inflamación de los senos paranasales y, por lo general, ocurre con una infección viral, bacteriana o micótica. Hay tres tipos de sinusitis en función de su duración y frecuencia: aguda, recurrente y crónica. Algunos de los remedios caseros para mejorar los síntomas de la sinusitis son beber abundante líquido y realizar lavados nasales con suero fisiológico.
27 de julio de 2015
Etiquetas
sinusitis

La sinusitis se manifiesta, principalmente, por presión y dolor alrededor de los ojos, frente y oídos | Diamond F.

Se denomina sinusitis a la inflamación, obstrucción y posterior llenado de mucosidad de los senos paranasales, es decir, las cavidades huecas que se encuentran en los huesos que rodean la nariz.

Se trata de un problema de salud tan frecuente como molesto e incómodo: las personas que sufren de sinusitis pueden llegar a pasar meses y, en ocasiones, hasta años con la nariz taponada y abundante mucosidad en las zonas que la rodean. Quienes la padecen tienen dificultad para respirar normalmente y se ven casi obligadas a respirar por la boca, lo que causa resequedad e irritación de la garganta.

Causas

Por lo general, la sinusitis es debida a una reacción alérgica o una infección vírica, bacteriana o micótica. No obstante, también puede originarse por: problemas anatómicos de la nariz y el tabique nasal, estilo de vida (estrés, embarazo, tabaquismo…), alergias, defensas bajas, fibrosis quística, tumores en nariz o senos…

La sinusitis tiene lugar cuando los senos paranasales se llenan de mucosidad y se acumulan bacterias y otros microorganismos que proliferan e impiden que el moco pueda salir y, por consiguiente, que el aire pueda circular con normalidad a través de los mismos.

Sinusitis crónica, aguda y recurrente

Según su duración y frecuencia, se distinguen tres tipos de sinusitis: aguda, recurrente y crónica.

El tiempo de evolución de la sinusitis aguda es inferior a cuatro semanas. El catarro, la gripe y otros procesos virales pueden ser la causa de una infección que congestione la nariz y facilite la sinusitis. Pero una vez estos procesos se detienen, la sinusitis tiende a remitir de manera espontánea.

Por su parte, la sinusistes recurrente se caracteriza por la aparición de múltiples cuadros de sinusitis aguda varias veces al año.

Se habla de sinusitis crónica cuando la enfermedad persiste durante un período de tiempo prolongado, en torno a doce semanas o más. Entre las posibles causas de la sinusitis crónica se encuentra la desviación del tabique nasal, trastornos hormonales, aparición de pólipos y enfermedades de origen dentario que afectan al seno maxilar.

Síntomas

Los principales síntomas clínicos que se observan en la sinusitis bacteriana aguda son: presión y dolor facial, cefalea (dolor de cabeza), rinorrea o mucosidad nasal, goteo postnasal y fiebre ocasional. Otros síntomas comprenden sangrado de la nariz, fatiga, sensación de malestar general, tos y disminución del sentido del olfato. En este tipo de sinusitis el dolor se percibe alrededor del ojo, debajo de su órbita, en la frente o cerca de los oídos. Puede ser más o menos intenso y manifestarse cuando se hace presión con los dedos a la altura de los senos nasales.

En la sinusitis crónica el dolor tiende a ser menos severo y puede incluso no existir, pero las secreciones con pus y la congestión nasal permanente aparecen muy a menudo. Además de una opresión continua en los senos paranasales, los afectados pueden notar mal de sabor de boca y sufrir halitosis. Aparte de la secreción nasal, el síntoma o signo dominante de la sinusitis crónica en niños es la tos.

Tratamiento

El tratamiento de la sinusitis va enfocado a combatir la infección, aliviar los síntomas y conseguir un buen drenaje de los senos paranasales. En caso de sinusitis aguda, la primera elección es administrar antibióticos por vía oral durante un período de tiempo de diez a doce días con el fin de garantizar su curación definitiva.

Se suele hacer uso de descongestionantes orales y antihistamínicos cuando la sinusitis se presenta de manera repetitiva o recidivante y obedece a un problema alérgico. Los aerosoles nasales pueden ayudar a mitigar la sintomatología de la sinusitis causada por alergias.

Junto con los antibióticos, en la sinusitis crónica se propone al paciente la administración de corticoides de uso oral o tópico, así como la utilización de analgésicos, medicamentos que contribuyen a controlar o calman el dolor.

Solo en los casos más difíciles, en los que el tratamiento médico resulta ineficaz, hay que plantearse la intervención quirúrgica o cirugía.

Remedios caseros para la sinusitis

Aunque no sea posible prevenir la sinusitis, se pueden poner en práctica algunas medidas en cuanto aparece o si ya hay una cierta predisposición a padecerla.

Beber agua y líquidos en abundancia es una forma de reducir las posibilidades de que los senos se obstruyan por la mucosidad y la sinusitis se complique. Asimismo, los lavados nasales con suero fisiológico y los vahos con agua caliente y esencias de eucalipto y menta también ayudan a desobstruir la nariz.

El lavado nasal para limpiar la nariz y descongestionar la mucosa se puede realizar con agua de mar, aunque hay que tener en cuenta que su elevada concentración de sal posiblemente incremente la mucosidad.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.