Síntomas de la sinusitis

Los síntomas de la sinusitis pueden confundirse con los de un resfriado común. Entre las manifestaciones clínicas de la infección sinusal se encuentran: dolor facial, congestión de los senos paranasales, fiebre, secreción nasal, sensación de malestar, fatiga, tos, dificultad para respirar y pérdida de olfato
30 de Septiembre de 2015
Etiquetas
síntomas de la sinusitis

La sinusitis, una afección nasal con molestos síntomas | Britt-knee (CC by 2.0, Flickr)

Los síntomas de la sinusitis se caracterizan por ser molestos y dolorosos. Quienes padecen esta enfermedad permanecen con la nariz taponada o congestionada durante meses o incluso años. La dificultad para inhalar y expeler el aire hace que los afectados de sinusitis tiendan a respirar por la boca, lo cual reseca y perjudica la garganta.

Aparte de congestión de los senos nasales, notan abundante mucosidad en las zonas que rodean la nariz. La sinusitis, sobre todo de tipo crónico, llega a afectar notablemente la calidad de vida de quienes la padecen. De hecho, esta afección es causa frecuente de absentismo y baja laboral.

Además de la congestión e imposibilidad de respirar bien, los signos más frecuentes de la sinusitis aguda son: opresión en los senos, sensación de malestar general, secreción nasal (con o sin pus), dolores de cabeza, tos y pérdida del sentido del olfato. Cabe la posibilidad de que exista fiebre, fatiga y sangrado nasal.

En la sinusitis aguda el dolor se concentra alrededor del ojo y puede ser intenso, mientras que en la sinusitis crónica es menor o inexistente. En la sinusitis crónica también aparecen la congestión nasal y la secreción purulenta, a las que se suman síntomas como el mal sabor de boca o la halitosis.

Causas

Por lo general, la sinusitis suele ir precedida de infecciones víricas de las vías respiratorias, como un resfriado o un catarro, que aumentan el tamaño de la mucosa y los senos y la producción de moco. Asimismo, algunas reacciones alérgicas pueden incrementar la mucosidad y bloquear los orificios nasales.

La inflamación de los senos paranasales puede obedecer a otras causas, de carácter no infeccioso o inflamatorio: tabique nasal desviado, pólipos, trastornos hormonales, fibrosis quística, infecciones dentales, tumores en nariz y los senos, etc.

Tratamiento

El diagnóstico de la sinusitis no es fácil, puesto que sus síntomas o manifestaciones clínicas pueden confundirse con los de un resfriado común. La sinusitis aguda a menudo mejora en un lapso de tres semanas sin tratamiento y con cuidados personales. Las infecciones paranasales que persisten durante tres meses o más se consideran sinusitis crónica.

La administración de antibióticos resulta satisfactoria y reduce las posibilidades de que surjan complicaciones. Además de antibióticos, hay una serie de medicamentos que puedan aliviar los síntomas de la sinusitis y acelerar la recuperación: descongestivos, antihistamínicos, aerosoles nasales con corticosteroides y analgésicos.

En los casos más graves la solución puede ser pasar por el quirófano, sometiéndose a una intervención quirúrgica que permita respirar correctamente y notar mejoría de inmediato.

Recomendaciones y consejos

A continuación ofrecemos una serie de medidas que se pueden aplicar con el fin de reducir el riesgo de sinusitis. Aparte de dejar de fumar, se recomienda beber bastante agua y líquidos para mantener las mucosas húmedas, así como utilizar humificadores y tratar las alergias rápidamente y de forma adecuada.

Otro remedio para aliviar la congestión nasal consiste en hacer lavados nasales e inhalaciones de vapor de agua con esencias de eucalipto o menta. Si bien las gotas nasales son útiles para descongestionar la nariz, no se aconseja utilizarlas de manera continuada para evitar posibles irritaciones medicamentosas.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.