Síntomas de la alergia al polen

Entre los distintos síntomas de la alergia al polen se encuentran picor y lagrimeo en los ojos, estornudos, congestión nasal y dificultad respiratoria si afecta a los pulmones
21 de julio de 2013
Etiquetas
alergia polen sintomas

Los síntomas de la alergia al polen se manifiestan en forma de lagrimeo, picos de ojos, estornudos y secreción nasal, entre otros | William B.

Las personas que padecen alergia al polen, enfermedad que afecta aproximadamente al 20% de la población española, encaran la primavera y el verano con auténtico pavor. La alergia al polen o polinosis es la reacción del organismo al entrar en contacto con los pólenes de ciertos árboles y plantas que están en suspensión en épocas concretas del año.

Cuando sale el sol y comienzan a subir las temperaturas, los alérgicos al polen pueden notar diferentes síntomas en función del órgano afectado. La alergia al polen produce lagrimeo, picor en los ojos, estornudos, congestión, secreción y obstrucción nasal e, incluso, dificultad respiratoria, tos, pitidos en el pecho y expectoración si llega a afectar los bronquios.

Con frecuencia, la polinosis también causa inflamación en los ojos o conjuntivitis, picor de garganta y de oídos, lo que se conoce como “fiebre del heno”. A los síntomas comunes de la alergia al polen se sumarían la sensación de cansancio y el malestar general de la persona que tiene que lidiar con la enfermedad.

Uno de los factores que influye en los síntomas de la alergia al polen es el clima. Para los afectados por el polen de las gramíneas y otras hierbas que crecen en los bordes de las carreteras y en descampados, la lluvia es una bendición. En días nublados, de precipitaciones abundantes o sin viento, los síntomas se reducen a la mínima expresión, dado que el polen no se desplaza en estas condiciones. Por contra, los síntomas alérgicos de la polinosis se agravan –o son mayores– cuando el tiempo es cálido y seco y el viento sopla con fuerza.

Indicar, por último, que durante el período polínico, las frutas podrían contener granos de polen, así que conviene lavarlas y retirar su piel antes de consumirlas a fin de prevenir una posible dermatitis, picor o inflamación bucal.

En Muy en forma | Alergia al polen: remedios naturales para evitarla y combatirla

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.