Síndrome del ovario poliquístico

El síndrome del ovario poliquístico es un trastorno hormonal y metabólico que se manifiesta con alteraciones en el ciclo menstrual, crecimiento anormal del vello, acné, dificultades para quedar embarazada y aumento de peso, entre otros síntomas. Su tratamiento puede incluir cambios en el estilo de vida y toma de hormonas y píldoras anticonceptivas
15 de julio de 2015
síndrome del ovario poliquístico

El síndrome del ovario poliquístico se relaciona con la incapacidad de quedar embarazada | Carlo S.

El diagnóstico de ovarios poliquísticos genera bastante confusión, puesto que tiende a asociarse con tener quistes en los ovarios. Ovarios poliquísticos y síndrome del ovario poliquístico (SOP) no son sinónimos. De hecho, el origen de los ovarios poliquísticos es ginecológico, mientras que el del síndrome del ovario poliquístico es endocrinológico (hormonal).

¿Qué es?

El síndrome del ovario poliquístico es una alteración hormonal y metabólica que se manifiesta sobre todo durante la adolescencia. Se trata de un trastorno frecuente y complejo que afecta alrededor del 10% de la población femenina. Sus consecuencias, cambios irregulares durante la etapa menstrual, quistes en los ovarios y problemas para quedarse embarazada, entre otras patologías. Las razones por las que ocurre no están del todo claras.

Causas

El síndrome del ovario poliquístico designa, como decíamos, un desequilibrio en las hormonas sexuales femeninas que da lugar a la acumulación de múltiples folículos pequeños en el ovario. Los cambios en los niveles hormonales dificultan la liberación de óvulos maduros, los cuales permanecen en los ovarios rodeados de líquido.

En general, el síndrome del ovario poliquístico ocurre cuando los ovarios producen un exceso de testosterona como consecuencia de la elevación de la hormona LH o de los niveles de insulina.

Aunque los investigadores creen que puede estar vinculado con el mal funcionamiento o la excesiva producción de la insulina, no se conocen con exactitud las causas que desencadenan este trastorno.

Síntomas y diagnóstico

Habitualmente, los síntomas del síndrome del ovario poliquístico se manifiestan durante la pubertad, antes o después de la primera regla.

Los signos que presentan las adolescentes y mujeres jóvenes con síndrome del ovario poliquístico incluyen períodos menstruales irregulares, que pueden ser intermitentes, y ausencia de la menstruación después de períodos normales en la pubertad (amenorrea secundaria).

Aparte de cambios en el ciclo menstrual, los síntomas comúnmente asociados al síndrome del ovario poliquístico son: aumento del vello en el pecho, el abdomen y la cara (hirsutismo), acné, incremento de peso o tendencia a la obesidad y pliegues cutáneos o manchas oscuras alrededor del cuello, las axilas u otras áreas corporales.

Otras de las manifestaciones del síndrome del ovario poliquístico abarcan presión arterial alta, alteraciones de los niveles de colesterol (dislipidemias) y alopecia o caída del cabello.

El diagnóstico se realiza a través de un examen físico. En él se examinan, entre otros aspectos, los valores de hormonas masculinas en sangre y se realiza una ecografía de los ovarios. Mediante la ecografía se observan, generalmente, ovarios de mayor tamaño (entre 2 y 9 milímetros de diámetro) y se detecta una cantidad anómala de folículos.

Tratamiento

El tratamiento dependerá en gran medida de la edad de la mujer, de la intensidad de los síntomas y de sus deseos de ser madre. En términos generales, se orienta al alivio de la sintomatología del síndrome y contempla el uso de progesterona u otras hormonas. También cobra importancia la prevención de las consecuencias que se puedan a dar a largo plazo, tales como cáncer de endometrio, diabetes y afecciones del corazón.

Al tratarse de una enfermedad crónica, no existe un remedio definitivo para el síndrome del ovario poliquístico. Llevar un estilo de vida saludable, que incluya una alimentación sana y la práctica de ejercicio físico regular, dejar de fumar y perder peso si fuera necesario son las primeras medidas a aplicar en caso de síndrome del ovario poliquístico.

Bajar de peso puede resultar útil a la hora de tratar los cambios hormonales y los problemas de salud asociados al síndrome del ovario poliquístico, entre los que se encuentran la diabetes, la hipertensión arterial y el colesterol.

Los anticonceptivos suelen constituir una buena solución, ya que, además de regular el ciclo menstrual, ayudan a mejorar el acné y a reducir el crecimiento anormal del vello.

Quedar embarazada con ovarios poliquísticos

Una de las principales consecuencias del síndrome del ovario poliquístico para la mujer son las dificultades o los problemas para quedar embarazada. El síndrome del ovario poliquístico no tiene por qué causar infertilidad, pero a menudo se relaciona con embarazos de alto riesgo. Las mujeres con ovarios poliquísticos tienen mayor probabilidad de pérdidas, diabetes gestacional y subidas de la presión sanguínea.

Con el síndrome del ovario poliquístico las posibilidades de concebir de manera tradicional disminuyen, por lo que se requieren tratamientos médicos y exámenes que detecten los períodos de ovulación para lograr el embarazo. Cuando los medios tradicionales fallan, es posible recurrir a procedimientos de fertilidad asistida.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.