Si quieres adelgazar, desayuna pastel de chocolate

Científicos sostienen que tomar un desayuno abundante, de unas 600 calorías, que incluya un postre, ayuda a adelgazar y a mantener la pérdida de peso a largo plazo
13 de febrero de 2012
adelgazar desayuno pastel chocolate

Paste de chocolate, tu aliado en el desayuno a la hora de adelgazar | MarionIon

El titular con el que hoy abrimos página es bastante curioso. Más que nada porque una de las primeras pautas que nos dan cuando queremos perder peso es restringir el consumo de productos ricos en grasas y azúcares. Sin embargo, investigadores de la Universidad de Tel-Aviv afirman lo contrario. Parece que tomar una porción de un suculento pastel de chocolate en el desayuno podría ser la mejor receta para adelgazar.

Según los investigadores, un desayuno abundante (de unas 600 calorías) que incluya un postre dulce, así como otros hidratos y proteínas, ayuda a adelgazar. Y lo que es aún más sorprendente: contribuye a mantener la pérdida de peso a largo plazo. ¿A quién no le preocupa conservar ese “cuerpo danone” que tantos esfuerzos le ha costado conseguir?

El quid de la cuestión está en permitirse ese pequeño lujo justo en la primera comida del día, cuando el metabolismo está más activo. Al ingerir un postre dulce a lo largo de la mañana, calmamos durante el resto del día ese deseo irrefrenable de consumir azúcar. Según los expertos, si nos contenemos constantemente y evitamos los dulces, a la larga podríamos crearnos una adicción psicológica a este tipo de alimentos. Lo cual nos confirma que para perder peso de manera efectiva es mejor controlar el ansia que pasar por privaciones.

En el estudio, de 32 semanas de duración, que fue publicado en la revista Steroids, participaron alrededor de 193 personas clínicamente obesas. Los participantes fueron divididos en dos grupos. Uno de ellos siguió una dieta de 300 calorías, baja en carbohidratos, mientras que al otro se le proporcionó un dieta de 600 calorías alta en proteínas y carbohidratos (con postres como las galletas, el pastel o el chocolate incluido).

Al término de la prueba, las personas que formaban parte del grupo de bajos carbohidratos aumentaron de peso. Por su parte, los miembros del otro grupo B, consiguieron perder 18 kilos más que el anterior. La clave de este sorprendente resultado parece estar en la ghrelina, una hormona que regula el apetito y que podría atenuarse con una correcta combinación de azúcar y proteínas.

Al final va a ser cierto que a nadie le amarga un dulce, y que a veces es necesario darse un capricho en forma de bocado para lucir una figura envidiable.

En Muy en forma | La importancia del desayuno en la alimentación

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.