Sándwich de espárragos al horno

Preparamos un delicioso sándwich de espárragos al horno, una receta que aporta pocas calorías y es muy nutritiva
4 de junio de 2013
sandwich esparragos horno

Incorporando verduras, los sándwiches que prepares serán más nutritivos y sanos | Stu

“Los sándwiches más ricos son los que más engordan”, dice el populacho. Pero no siempre se cumple este tópico. Con ingredientes variados y frescos se puede elaborar un sándwich saludable y equilibrado desde la óptica nutricional. Queremos contribuir a poner de moda el sándwich verde, una versión en la que abundan los vegetales y se eliminan los embutidos, salsas y untables ricos en grasas saturadas. ¿Apreciamos más la comodidad, el precio y la rapidez con la que se preparan los sándwiches que su contenido calórico?

Hay una sola razón por las que se recomienda que el consumo de sándwiches sea esporádico y no habitual: todo es válido para meter entre rebanada y rebanada de pan, de manera que acabamos haciendo mezclas bastante explosivas. En lugar de arrasar con lo primero que encuentres en la nevera como relleno del sándwich, te propongo planificar su contenido como si de una comida completa –y no un tentempié– se tratara.

El contenido puede ser tan variado como un menú a la carta, aunque el número de ingredientes siempre dependerá de los gustos del comensal. Para ir abriendo boca y terminar chupándonos los dedos, vengo con una propuesta de lo más sana, nutritiva y original: sándwich de espárragos al horno.

Ingredientes

Dos rebanadas de pan integral, seis espárragos trigueros, una cucharada de aceite de oliva, una cuchara de mostaza, dos rodajas de mozzarella fresca o queso tierno, sal y pimienta.

Preparación

Sofríe los espárragos en una sartén a fuego medio con una cucharada de aceite de oliva. Agrega sal y pimienta. Tuesta ligeramente las rebanadas de pan y úntalas con la mostaza. Ha llegado el momento de empezar a montar el sándwich. Para ello, coloca unas lonchas de mozzarella o de queso tierno que funda bien sobre cada una de las rebanadas.

Dispón los espárragos sobre el queso; ten en cuenta que tienen que quedar tiernos pero no deben romperse con facilidad. Una vez realizados estos pasos, cierra el sándwich y llévalo al horno hasta que el queso se derrita y el pan se dore por ambos lados. Por último, disfruta y saborea este saludable sándwich con un toque campestre.

En Muy en forma | Sándwich vegetal con pollo

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.