¿La sandía engorda?

La sandía no engorda, pero puede contribuir a la ganancia de peso si se toma en exceso y sin reparar en el cómputo total de calorías diarias
30 de Marzo de 2015
Etiquetas,  
sandia engorda

Consumida con moderación dentro de una dieta equilibrada, la sandía no engorda | Nika G.

La sandía engorda: ¿verdadero o falso? Con tal de perder peso o no sumar kilos, nos creemos prácticamente todo lo que nos cuentan: que si el limón en ayunas adelgaza, que si la patata es la enemiga número uno de la dieta o que si no cenamos no engordamos. Tampoco escasean las creencias erróneas o los falsos mitos populares sobre las frutas. Ni la sandía, la reina del verano, está “fuera de sospecha”.

Si te preocupas por tu figura, debes saber que la sandía tiene un bajo aporte calórico y está indicada en dietas de adelgazamiento. Y es que cada 100 gramos de sandía apenas suponen 30 calorías. Más del 90% de su composición es agua, y contiene muy pocos azúcares e hidratos de carbono.

La sandía destaca por su riqueza en fibra dietética y su gran poder diurético, y constituye un tentempié sano y refrescante que calma el antojo por los dulces. Comparada con otros aperitivos, como las galletas y el chocolate, la sandía sale ganando por la multitud de secretos saludables que encierra.

¿Es la fruta perfecta para adelgazar?

Sobre todo cuando el calor aprieta, comer sandía se vuelve un placer. Hemos visto que reúne propiedades que hacen de ella una fruta idónea perder peso y no engordar, dado que es baja en calorías y produce sensación de saciedad. Asimismo, frena el ansia por comer alimentos menos adecuados y ayuda a mantener estables los niveles de azúcar sangre.

No obstante, como cualquier otra fruta o alimento, por muy saludable que sea, puede contribuir a la ganancia de peso si se toma en exceso y sin reparar en el cómputo total de calorías diarias. Para algunas personas la sandía resulta indigesta y provoca hinchazón abdominal, por lo que no se aconseja comer grandes cantidades después de las comidas.

Beneficios de la sandía para la salud

Apetecible a cualquier hora, sabrosa, hidratante y también densa en nutrientes: así es la sandía, una fruta que proporciona una buena dosis de minerales, vitaminas y antioxidantes.

El licopeno, sustancia que le otorga su característico color rojo o rosáceo, es uno de los componentes de la sandía con propiedades beneficiosas para el organismo, entre ellas la prevención de diversos tipos del cáncer y un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares  y degenerativas.

Como es fuente de vitamina C, también de actividad antioxidante, la sandía ayuda a reforzar el sistema inmunológico y favorece la cicatrización de heridas. Además de vitamina A, contiene vitaminas del grupo B como la piridoxina y la niacina, esenciales para el buen estado del sistema nervioso, la mejora de la circulación sanguínea y el cuidado de la piel.

Tanto la sandía como el zumo de sandía pueden servir para acortar el tiempo de recuperación de los deportistas tras el ejercicio físico y reducir el dolor muscular. Aprovechar las vitaminas que ofrecen de forma natural las sandías evitará tener que recurrir a los complementos vitamínicos.

Salvo en casos concretos en los que hay que limitar el consumo de cualquier fruta, comer un trozo de sandía a diario es bueno para la salud, no engorda ni tiene efectos secundarios.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.