» » » El 'salto de la rana', un ejercicio para fortalecer las piernas

El 'salto de la rana', un ejercicio para fortalecer las piernas

El "salto de la rana" es un ejercicio muy sencillo para tonificar y fortalecer los músculos de las piernas, y que no queden en el olvido en tu entrenamiento

9 de diciembre de 2011
Etiquetas,  

La parte inferior de nuestro cuerpo, en concreto las piernas, suele quedar relegada a un segundo plano durante el entrenamiento. La mayoría solemos huir de los ejercicios específicos para fortalecer esta zona, ya bien sea porque nos resultan monótonos o por falta de motivación. Para mantener la armonía y el equilibrio entre las distintas áreas del cuerpo, es fundamental que ejercitemos las piernas y no nos obcequemos en trabajar únicamente la parte superior.

Desde Muy en Forma queremos ofrecerte ejercicios muy sencillos que te permitirán tonificar y mejorar el estado de tus piernas. Por ello, hoy te vamos a mostrar una técnica conocida como el “salto de la rana”. Como su propio nombre indica, se trata de emular el movimiento que estos anfibios realizan al desplazarse, es decir, imitaremos los saltos que les permiten recorrer largas distancias. Es un método diferente, fácil y, sobre todo, divertido para estimular los músculos y mejorar el equilibrio, ya que el peso de nuestro cuerpo recae sobre las extremidades.

Para realizar este ejercicio será necesario contar con cierta agilidad, ya que se ejecuta en una postura que a muchos les puede resultar compleja. Es importante tener conocimientos previos o gozar de una buena condición física, ya que así seremos capaces de controlar al máximo nuestro cuerpo así como los movimientos que ejecutaremos. Deberemos colocarnos con las piernas completamente flexionadas, como si estuviéramos sentados en el suelo, pero apoyándonos solo en los talones. Esta es la posición inicial que todos conocemos como “de cuclillas”, y que emula la postura que adopta la rana cuando se prepara para saltar.

En todo momento mantendremos el tronco en línea recta y la cabeza elevada, mirando al horizonte. Deberemos situar los brazos en la cara interna de las piernas, en paralelo uno del otro. Acto seguido, daremos un salto llevando las rodillas hasta el pecho e impulsándonos con las extremidades. Repetiremos el movimiento sucesivas veces, hasta completar aproximadamente 3 o 4 sesiones de 20 repeticiones. Hay que tener en cuenta que siempre es recomendable recuperar la posición inicial a la hora de realizar el salto, para que el ejercicio sea efectivo e incidamos correctamente en los músculos.

Con esta sencilla técnica conseguiremos reforzar los cuádriceps y los flexores de la cadera, así como los abdominales. Además, al incorporar este ejercicio a nuestra rutina fortaleceremos y mejoraremos la flexibilidad de la ingle.

¿Te animas a poner en práctica el “salto de la rana”?

En Muy en forma | ‘Push-up challenge': 4 ejercicios en 1 y Piernas cansadas

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UN COMENTARIO
*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.