Salteado de garbanzos con espinacas y setas 'shiitake'

Te enseñamos a elaborar una sencilla receta en la que utilizaremos legumbres para beneficiarnos de las vitaminas, minerales y fibra que aportan: salteado de garbanzos con espinacas y setas shiitake
14 de enero de 2012
Etiquetas,  ,  ,  
salteado garbanzos espinacas setas receta

Salteado de garbanzos con espinacas y setas ‘shiitake’, una receta sana y nutritiva | Annalibera

Sabemos que, en más de una ocasión, no contamos con el tiempo suficiente para ponernos el delantal al calor de los fogones. Por eso, hoy tenemos preparada una receta saludable que nos permite “salir del paso” sin descuidar nuestra alimentación, ni tener que recurrir a los precocinados o a la comida fast-food.

Elaboraremos un sencillo salteado de garbanzos con espinacas y setas shiitake. Se trata de un plato muy ligero, ideal para una cena, que también puede servir como guarnición de una carne magra o un filete de pescado blanco. Al ser una receta que se prepara sobre la marcha, solo necesitaremos disponer de un un par de minutos libres. Contiene una cantidad importante de vitaminas, minerales y fibra que nos aportan las legumbres. Además utilizaremos un hongo al que se le atribuyen numerosas propiedades medicinales, como es el shiitake.

La setas shiitake fortalecen el sistema inmunológico, tienen un efecto antioxidante y favorecen la digestión, ya que contienen enzimas como la pepsina y la tripsina.

Ingredientes

Medio bote de garbanzos cocidos en conserva, una cebolla pequeña, dos dientes de ajo, 250 gramos de espinacas, cinco setas shiitake, una cucharadita de cúrcuma, una cucharada de aceite, sal al gusto y una guindilla (opcional).

Preparación

Pelaremos las cebollas y los ajos, y los cortaremos en láminas muy finas. En un wok o en una sartén ancha añadiremos el aceite y comenzaremos a sofreír la verdura. El ajo no tiene que llegar a dorarse por completo, solo servirá para perfumar el aceite. Llegados a este punto, podemos incorporar la guindilla cortada en rodajas o prescindir de ella.

El siguiente paso será incorporar las espinacas y añadir la sal. El tiempo de cocción va a depender del punto que quieras darle al plato. Algunos prefieren que las espinacas queden totalmente blandas y que pierdan la mayor parte del agua que contienen, a otros en cambio les gusta una textura más crujiente.

Por último, agregaremos los garbanzos y las setas shiitake, y los saltearemos durante aproximadamente unos 3 minutos. Condimentaremos al gusto. En este caso hemos utilizado cúrcuma, pero podríamos haber empleado una pizca de pimienta blanca, unas hierbas provenzales o una mezcla de especias asiáticas. En la cocina, como en la vida misma, para llegar a ser el mejor de los anfitriones no hay que dejar de innovar.

En Muy en forma | Arroz basmati con brócoli y mango

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.