Saltar a la comba: trabaja la resistencia y quema calorías desde casa

Saltar a la comba es una actividad que requiere un gran esfuerzo desde la perspectiva aeróbica. Cualquiera puede saltar a la cuerda para trabajar la resistencia, tonificar los músculos y quemar calorías sin moverse de casa
23 de abril de 2013
Etiquetas
saltar comba

Saltar a la comba, una manera divertida y económica de ponerse en forma | Andrew M.

En nuestra infancia siempre solíamos jugar a saltar a la comba. Miro hacia atrás y me vienen recuerdos de los veranos que pasé con la cuerda en la mano, y también de las agujetas que sufrí desafiando a otros chavales a batirnos en duelo. Más que un juego de niños, saltar a la comba es una completa actividad deportiva. Aunque cada son vez menos, aún podemos ver a algunas personas que incluyen la comba en sus entrenamientos en el gimnasio para ganar fondo y resistencia.

Los saltos con la comba suelen asociarse a disciplinas deportivas profesionales como el boxeo, la lucha libre y las artes marciales, pero en realidad todos podemos llevarlos a cabo con el propósito de lograr grandes beneficios físicos. Saltar a la cuerda nos ayudará a tonificar los músculos, quemar calorías y mantenernos en forma sin salir de casa y sin invertir dinero.

Basta con tener espacio suficiente para saltar y una cuerda con la longitud adecuada

Si ahora que aprieta el calor te cuesta más hacer footing o montar en bici, puedes optar por saltar a la comba como entrenamiento cardiovascular intenso. Es una manera efectiva y amena de perder grasa y moldear tu silueta. Solo necesitas una simple cuerda, ropa cómoda, unas zapatillas con buena amortiguación y espacio suficiente para saltar.

Recomendamos calentar previamente y preparar a las articulaciones que se van a ver implicadas en la actividad, haciendo énfasis en los hombros, las piernas, las muñecas y los tobillos.

Nos colocaremos de pie con los brazos y las rodillas levemente flexionados, contrayendo el core para que el movimiento sea fluido. Puedes hacer saltos cortos con los pies juntos, procurando mantener la columna erguida y la vista al frente, o también alternar saltos con cada pierna. Al cruzar la cuerda delante del cuerpo conseguimos trabajar la coordinación. Evita saltar muy alto, no desperdicies energía. Con el fin de reducir el impacto del salto sobre las articulaciones, los pies deben separarse lo justo del suelo. Tienes que apoyarte sobre las puntas de los pies y no sobre los talones para amortiguar el golpe y minimizar el riesgo de lesiones.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.