¿La remolacha engorda?

La remolacha es una hortaliza rica en azúcares, fibra dietética y vitaminas del complejo B. Su valor energético es moderado, ya que aporta alrededor de 40 calorías por cada 100 gramos, pero no engorda dentro de una dieta equilibrada. Su contenido en potasio la hace útil para combatir la retención de líquidos. Las personas propensas a desarrollar cálculos renales deben limitar el consumo de remolacha
3 de septiembre de 2015
Etiquetas,  
la remolacha engorda

Se cree que la remolacha engorda, pero es falso | Media M. (CC by 2.0, Flickr)

Su moderado aporte calórico (aporta aproximadamente 43 calorías por cada 100 gramos de peso) convierte a la remolacha en una hortaliza habitual en las dietas de control de peso, pues, aunque muchos crean lo contrario, no engorda. Recuerda que ningún alimento tiene la función de adelgazar o de engordar por sí mismo, que lo que engorda son las calorías que no se queman.

El componente mayoritario de la Beta vulgaris, nombre científico de la remolacha o betabel, es el agua, seguida de los hidratos de carbono. Es una buena fuente de fibra dietética y ayuda a combatir la retención de líquidos, por lo que se considera útil a la hora de adelgazar o perder peso. La fibra sacia el apetito, evitando que comamos más cantidad de otros alimentos calóricos y poco saludables.

Propiedades de la remolacha

Desde el punto de vista nutricional, la remolacha es un verdadero regalo de la naturaleza. En la composición de esta hortaliza destaca la presencia de ácido fólico y otras vitaminas del complejo B (B1, B2 o riboflavina, B3 y B6). En lo que a minerales respecta, es rica en potasio, sodio y yodo, aunque también contiene pequeñas cantidades de magnesio, fósforo y calcio, entre otros minerales.

La remolacha resulta especialmente interesante por su riqueza en antocianidinas, pigmentos naturales con demostrada actividad antioxidante y antiinflamatoria que le confieren su característico color morado. El betabel constituye un buen mineralizante del organismo, y su consumo es aconsejable para eliminar toxinas, cuidar la salud visual y proteger la piel.

Contraindicaciones

En general, todos deberíamos incorporar la remolacha a nuestra dieta para aprovechar sus múltiples propiedades saludables. Sin embargo, las personas con estómagos delicados o tendencia a los gases y la acidez estomacal han de moderar el consumo de remolacha.  Asimismo, dada su riqueza en socio, los hipertensos también deberían limitar la ingesta de esta hortaliza.

Debido a su elevado contenido de oxalatos, la remolacha no es demasiado conveniente para quienes son propensos a desarrollar cálculos renales.

La remolacha en la cocina

Ahora que ya sabes que la remolacha no engorda y que está repleta de propiedades nutricionales, la remolacha se puede tomar cruda, asada, hervida o en conserva, ya sea sola o junto a otras verduras en una ensalada. Una posibilidad sería aliñar la remolacha cruda con aceite de oliva y limón. Hervida, resulta más fácil de digerir, pero pierde gran parte de las propiedades que aporta al tomarla cruda; podemos cocinar y condimentar las hojas de esta raíz, ricas en hierro y vitamina A, y consumirlas como si fuesen espinacas.

Beber un vaso de zumo de remolacha también es una excelente opción, puesto que, según estudios científicos recientes, ayuda a mantener la tensión arterial a raya tanto a pacientes hipertensos medicados como a los que no reciben medicación.

En Muy en forma | Beneficios de la remolacha

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.