Remedios caseros para las quemaduras

El aloe vera, la patata, el puerro, la cebolla o la miel son alimentos que ayudan a sanar y desinfectar pequeñas quemaduras en la piel
20 de julio de 2012
quemaduras remedios caseros

Para paliar los efectos de una quemadura podemos usar ciertos remedios caseros | Brero

Las quemaduras son afecciones que sufre la piel, originadas por el sol, el contacto con el calor (llamas, aceite, superficies muy calientes, etc.), el frío, algunos agentes químicos (ácidos, lejía, etc.) y la electricidad, que pueden llegar a afectar también a tejidos internos.

Según el grado de lesividad de las quemaduras, se pueden clasificar en quemaduras de primer grado, que son las que sólo afectan a la capa más externa de la piel, provocando un enrojecimiento de ésta; las de segundo grado, que penetran hasta la segunda capa de la dermis y provocan la formación de ampollas; y, por último, las quemaduras de tercer grado, que pueden lesionar gravemente los tejidos inferiores de la piel y ocasionan la aparición de costras o superficies de piel muerta.

Ante una quemadura debemos ser cuidadosos y seguir una serie de pasos. En concreto, si se trata de una quemadura de pequeño tamaño (entre 2 y 4 centímetros), lo primero que haremos será lavarla con abundante agua fría durante al menos 15 minutos y después debemos mantener la zona fría, aplicando, por ejemplo, compresas frías, pero no se recomienda utilizar hielo, pues obstaculiza el flujo sanguíneo.

En el caso de una quemadura de mayor tamaño (más de 4 centímetros), o que presente un color blanquecino, debemos acudir al médico inmediatamente, sin realizar el procedimiento de lavado de la lesión anteriormente visto.

Para las anteriormente mencionadas pequeñas quemaduras existen una serie de remedios caseros y naturales que podemos llevar a cabo fácilmente desde nuestro hogar:

  • Aloe vera: cortar una hoja de aloe vera y aplicar el contenido directamente sobre la quemadura tantas veces al día como queramos.
  • Patata: pelar una patata y aplastarla hasta formar una pasta que dejaremos enfriar en la nevera. Esta pasta, una vez fría, será la que depositemos sobre la herida y después la cubriremos con una venda. Podemos repetirlo unas tres veces al día.
  • Puerro: cortamos el puerro en rodajas que colocamos sobre la herida y sujetamos con una gasa o venda.
  • Cebolla: si aplicamos la cáscara fina de una cebolla sobre la quemadura, podemos evitar la aparición de las ampollas.
  • Miel: si extendemos una buena capa de miel sobre la quemadura, tendrá un efecto antibacteriano y analgésico.

Por otra parte, mantenernos hidratados a base de agua y zumos es una buena forma de ayudar a sanar las quemaduras y a que nuestra piel resulte lo menos afectada posible.

Las quemaduras deben sanar entre los 10 o 15 días siguientes a su formación, por lo que si transcurrido dicho periodo de tiempo la quemadura aún molesta o se vuelve a enrojecer, es preciso acudir a nuestro médico.

Nunca debemos reventar las ampollas que se producen a consecuencia de las quemaduras, pues son una barrera natural contra las bacterias. Si accidentalmente llegase a ocurrir, debemos lavar la zona con agua y jabón y cubrirla con una gasa estéril para evitar una posible infección.

Más información | Seguridad Social
En Muy en forma | Qué hacer en caso de sufrir una quemadura

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.