Recuperación activa

La recuperación activa se basa es continuar con una actividad física ligera en lugar de parar a descansar
26 de Septiembre de 2011
recuperacion activa

En lugar de parar a descansar, ¿por qué no continuar caminando a ritmo lento? | Habourdin J.

¿Qué es la recuperación activa? ¡Buena pregunta! A diferencia de la recuperación pasiva, basada en el reposo, la recuperación activa fomenta la continuidad de una actividad física ligera en lugar de parar a descansar, con la intención de beneficiar a nuestro organismo.

A efectos prácticos, podemos efectuar una recuperación activa durante un entrenamiento corriente o durante determinadas series de musculación en el gimnasio. De igual forma, es de gran utilidad en los días posteriores a competiciones y entrenamientos de gran intensidad. Sea como fuere, la recuperación activa va logrando cada vez más simpatizantes, por lo que es interesante resaltar cuáles son sus beneficios de cara al entrenamiento y mejora de nuestra condición física.

Beneficios

Los beneficios asociados a la recuperación activa se manifiestan, por ejemplo, en la recuperación y mejora de pequeñas lesiones microscópicas presentes en los tejidos musculares. También ayuda en la eliminación de los residuos de ácido láctico; aumenta los niveles de testosterona, endorfinas y cortisol, lo cual hace más pronta la recuperación muscular, al tiempo que disminuye la fatiga y reduce las molestias musculares; y mejora la circulación sanguínea al elevar la cantidad de glóbulos rojos en la sangre, lo que beneficia la capacidad del organismo para suministrar oxígeno a los músculos.

Por si fuera poco, la recuperación activa fortalece el sistema inmunológico de los atletas, disminuyendo ostensiblemente los riesgos de enfermedades repentinas –como por ejemplo, un resfriado–, durante los días previos a la celebración de una competición o evento de vital importancia.

Es necesario matizar que la recuperación activa se basa en eliminar, de forma inteligente y paulatina, la fatiga acumulada en el cuerpo, optando por ejercicios que implican igual esfuerzo o carga de trabajo, pero de menor intensidad. Una buena práctica como sistema de recuperación activa, consiste en descender el ritmo cardíaco con ejercicios más simples y de menor esfuerzo para el organismo. Como ejemplo, realizar carreras continuas para descansar continuando a paso ligero sin cesar totalmente el ritmo de ejercicio, sería una magnífica opción para el deportista. En otras palabras: descansar sin parar de movernos.

Por todos sus beneficios y calidad de resultados, la recuperación activa debería ser una opción más como alternativa a una sesión dura de entrenamiento o jornadas sucesivas. ¡A ponerse en forma!

En Muy en forma | Resistencia aeróbica y anaeróbica

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.