¿Qué significa que un alimento sea 0%?

La publicidad hace milagros, por lo que debemos fijarnos siempre en el etiquetado nutricional de los alimentos
28 de mayo de 2012
Que significa alimento 0%

Un producto 0% materia grasa | Fotero

La publicidad y el atractivo packaging de ciertos productos nos llevan a pensar que se trata de alternativas más saludables. Pero no siempre estamos en lo cierto, a veces ni se cumple la regla. Seguro que alguna que otra vez habrás comprado un alimento 0% confiando en que tiene muchas menos calorías que la versión normal. Y para colmo pagando una diferencia de precio notable. Existe mucha confusión en torno a ésta y otras denominaciones como light o diet, así que hoy vamos a mostrar qué significa con exactitud que un alimento sea 0% en determinados nutrientes.

No nos cansamos de repetir que hay que fijarse en el etiquetado nutricional de los alimentos y, sobre todo, saber leer e interpretar la información para evitar que nos den gato por liebre. Las marcas se gastan grandes sumas de dinero en todo tipo de anuncios, con el objetivo de persuadirnos y llamar nuestra atención. Pero ¿sabemos realmente qué son los productos 0%? ¿Cumplen al 100% su promesa? Vamos a conocerlos más a fondo para saber si hacemos un uso adecuado de ellos.

Un alimento puede ser 0% en uno o varios términos, por ejemplo en grasa o azúcares, lo cual no necesariamente implica que no contenga nada de azúcar o grasa, sino que la cantidad sería ínfima o inapreciable. En otras palabras, haría referencia al bajo o casi nulo contenido en nutrientes o calorías. A través del siguiente listado lo entenderéis mucho mejor:

  • 0% calorías: menos de 5 calorías por porción
  • 0% grasas: menos de 0,5 gramos de grasa por porción
  • 0% azúcar: menos de 0,5 gramos de azúcar por porción
  • 0% sodio o sin sodio: menos de 5 miligramos de sodio por porción
  • 0% grasas trans: menos de 0,5 gramos de grasas trans por porción
  • 0% colesterol o libre de colesterol: menos de 2 miligramos por por porción

No nos detenemos en ir más allá de ese cero que estampa el fabricante en el envase del producto; un elemento que lo hace más atractivo a los ojos de aquellos consumidores que se preocupan por cuidar su alimentación. Hay que tener en cuenta que se trata de valores en base a un porción comestible del producto. En ocasiones, el etiquetado refleja una porción muy pequeña y acabamos superando con creces la cantidad indicada. Y aquí sí sería significativo el aporte de algunos nutrientes.

Más allá de la denominación 0% o “sin”, hay que fijarse en la cantidad concreta y el tamaño de la porción que figura en el envase del producto. Todos los excesos son malos.

En Muy en forma | Aprende a leer la etiqueta nutricional de los alimentos

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.