Qué hacer cuando sangran las encías

El sangrado de encías puede ser un signo que indica el desarrollo de gingivitis, un problema bucal causado por la acumulación de placa bacteriana y sarro
6 de abril de 2013
Etiquetas,  
sangrado encias

El sangrado de encías puede ser un síntoma de enfermedad periodontal | Guillermo A.

El sangrado de encías es uno de los motivos de consulta más frecuentes en los centros odontológicos. No debemos alarmarnos si, espontáneamente y de manera ocasional, observamos que las encías sangran por causas externas como cepillarnos los dientes ejerciendo demasiada fuerza. Sin embargo, el sangrado continuo y persistente podría ser un signo de enfermedad periodontal o el indicador del desarrollo de una gingivitis.

La gingivitis se produce por la acumulación de placa bacteriana y sarro en el margen de las encías, causando inflamación localizada o generalizada y posterior sangrado. Al detectar la presencia de sangre en las encías, lo habitual es que dejemos de cepillarnos los dientes. Esto es justo lo contrario a lo que se debería hacer para que la situación no empeore, ya que con el cepillado conseguiremos eliminar las bacterias y toxinas que provocan esa respuesta inflamatoria y sus manifestaciones.

Cuando sangran las encías, se recomienda usar un cepillo de cerdas suaves y seda dental

En la mayoría de casos, bastará con el uso de un cepillo de cerdas lo más suaves posibles y de seda dental para que desaparezca la inflamación y el sangrado de las encías. De no ser así, se recomienda acudir al dentista con el fin de valorar si necesitamos una limpieza bucal, colutorios antisépticos, antibióticos u otros tratamientos específicos.

Evita cepillarte los dientes enérgicamente para no irritar el tejido ginvival. Procura seguir las recomendaciones del especialista, prestando especial cuidado en las zonas de unión entre el diente y la encía durante el cepillado. Es aconsejable realizar una consulta al odontólogo antes de comprar los típicos enjuagues bucales que venden en grandes superficies, debido a que, al contener alcohol, podrían agravar la situación.

Recuerda que para prevenir el sangrado de las encías y no deteriorar su sensibilidad, resulta casi imprescindible abandonar el hábito de fumar.

Una gingivitis no tratada como es conveniente puede acabar en periodontitis, conocida popularmente como piorrea, una enfermedad crónica que podría acaerrar recesión gingival y, finalmente, la pérdida del diente. Un correcto cepillado es la mejor forma de prevención.

En Muy en forma | Té verde para cuidar tus encías y dientes

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.