¿Qué es la leche evaporada?

La leche evaporada es el lácteo que se obtiene tras deshidratar parcialmente la leche común. Aporta menos grasa y calorías que la nata, a la cual puede reemplazar todo tipo de recetas, tanto en postres como en preparaciones saladas. La diferencia entre la leche condensada y la evaporada es que la primera incorpora una gran cantidad de azúcar
28 de septiembre de 2015
Etiquetas
qué es la leche evaporada

La leche evaporada aporta menos calorías, sabe igual y se presta a numerosas postres y recetas | Jabb (CC by 2.0, Flickr)

La leche evaporada es el lácteo que se obtiene al deshidratar parcialmente la leche natural, ya sea entera, semidesnatada o desnatada. Podría decirse que es el resultado de la deshidratación parcial de la leche de vaca, es decir, leche a la que se le ha retirado más de la mitad de agua.

Deshidratando la leche cruda se consigue un lácteo con alta densidad nutritiva que se presenta en tetrabrik o en latas y puede almacenarse durante largos períodos de tiempo sin alterarse. La leche evaporada constituye un buen sustituto de la nata líquida en bizcochos, cremas, salsas y otras preparaciones culinarias en las que se busca una textura cremosa y un menor aporte de calorías.

Propiedades y beneficios nutricionales

Se trata de una reducción de leche o una leche concentrada altamente nutritiva, dado que en el proceso de deshidratación pierde aproximadamente un 60% de agua. La leche evaporada es ligeramente más densa y aromática que la leche común, y se caracteriza por tener un color amarillento.

Una vez reconstruida, agregando el volumen de agua evaporado, se obtendría de nuevo la leche líquida con su correspondiente porcentaje de grasa. La composición nutritiva de la leche reconstruida resulta similar a la de la leche de partida, aunque si se aplica el método esterilización clásico pueden haber pérdidas de vitaminas hidrosolubles (B1,B2 y B3) y aminoácidos. En cambio, empleando la esterilización U.H.T no se perderían nutrientes. El proceso de evaporación produce una mínima pérdida nutritiva. Además, es frecuente que a esta leche concentrada se le añadan vitaminas A y D.

La leche evaporada es fuente de proteínas de calidad y contiene micronutrientes como el calcio, potasio, fósforo, magnesio, vitaminas del grupo B y vitamina A. Posee menos de un 10% de grasa (de la cual alrededor de un 5% es saturada) y aporta aproximadamente de 150 calorías por cada 100 mililitros.

Diferencias entre la leche evaporada y la leche condensada

Tanto la leche evaporada como la condensada son concentradas. Sin embargo, esta última incorpora una gran cantidad de azúcar con el fin de evitar el crecimiento bacteriano, mientras que la primera no contiene nada de azúcar. La leche condensada, a diferencia de la evaporada, tiene una consistencia espesa y pegajosa.

Cómo hacer leche evaporada casera

La leche evaporada se vende prácticamente en cualquier supermercado, pero, si por alguna circunstancia no la encontramos, también podemos elaborarla en casa. Aunque hay varias alternativas para hacer leche evaporada casera, hemos elegido el método por evaporación.

Los pasos para preparar leche evaporada en casa son los siguientes:

  • Calienta un litro de leche entera en una olla a fuego bajo hasta que reduzca, y remueve de vez en cuando con una cuchara de madera. Pasados unos 60 minutos, la leche estará algo más espesa y de color crema.
  • Aparta la leche del fuego y pásala por un colador fino para retirar los coágulos que se hayan formado. ¡Y ya tienes tu leche evaporada casera!

Se conserva unos 5-7 días en la nevera dentro de un bote hermético.

Recetas y postres con leche evaporada

La leche evaporada puede reemplazar a la leche convencional si la reconstruimos añadiéndole la misma cantidad de agua eliminada durante el proceso de evaporación. Empleando leche evaporada en lugar de nata nos ahorraremos muchas calorías sin perder ni un ápice de sabor en nuestras preparaciones dulces y saladas.

Generalmente, se utiliza para elaborar salsas, repostería y postres (pudines, flanes, helados, magdalenas, tartas…). Un buen ejemplo de ello son las siguientes recetas: pastel de puerros, berenjenas rellenas de carne picada y pastel de espárragos, entre otras muchas más.

La leche evaporada se acaba convirtiendo en un ingrediente imprescindible, ya que permite aligerar platos tan contundentes como unos espaguetis a la carbonara, una lasaña de carne a la boloñesa o una quesada pasiega.

En Muy en forma | Leches vegetales

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.