¿Qué es la enfermedad de Crohn?

La enfermedad de Crohn es una patología intestinal autoinmune que, a día de hoy, no tiene cura y se desconoce su origen. Los síntomas son variables y abarcan: dolor abdominal, fiebre, diarrea, cansancio, pérdida de peso, etc. Cada paciente requiere un tratamiento individualizado, que puede consistir en medidas dietéticas y farmacológicas o cirugía en caso de que la medicación fracase
31 de marzo de 2015
qué es la enfermedad de Crohn

Aunque se desconoce su origen, una dieta rica en azúcares refinados podría ser una de las causas de la enfermedad de Crohn | Marcela H.

La enfermedad de Crohn es una afección intestinal inflamatoria de carácter crónico y autoinmune cuyas causas se desconocen a día de hoy. Aunque puede afectar a cualquier tramo del tubo digestivo, desde la boca hasta el ano, la parte más afectada suele ser el final del intestino delgado.

Por lo general se presenta en edades tempranas, en personas de entre 15 y 35 años, y evoluciona con brotes de duración e intensidad variable que alternan con fases asintomáticas o de remisión. La incidencia de esta enfermedad aumenta año tras año en España, y se registran cifras que superan los 65.000 afectados.

Su origen es desconocido, pero los expertos señalan que los factores de carácter genético y ambiental y el tabaquismo incrementan el riesgo de padecer la enfermedad de Crohn. Otros elementos a tener en cuenta serían el uso de antiinflamatorios y anticonceptivos orales, las enfermedades infecciosas y una dieta escasa en fibra y rica en azúcares refinados.

Síntomas

A pesar de que se trata de una enfermedad cada vez más frecuente, muchas personas no saben que padecen Crohn y caen en el error de creer que sufren simples dolores estomacales que irán remitiendo con el tiempo. A menudo los síntomas son variables y poco específicos, de modo que pueden pasar meses o incluso años hasta que la enfermedad de Crohn se detecte.

Hay una serie de manifestaciones comunes del Crohn que pueden ponernos sobre aviso. Dichos signos o señales tienden a aparecer y desaparecer y fluctuar de leves a graves. Los principales síntomas de la enfermedad de Crohn son: dolor abdominal (a modo de cólicos o retortijones), fiebre, cansancio permanente, fístulas, falta de apetito, diarrea (en ocasiones sanguinolenta) y pérdida de peso involuntaria.

También existen manifestaciones extraintestinales que nos alertan de la presencia de este trastorno, las cuales pueden abarcar: dolor articular, inflamación de los ojos, úlceras bucales, encías sangrantes, nódulos bajo la piel, etc. Además, quienes padecen la enfermedad de Crohn corren más riesgo de desarrollar cálculos en la vesícula y los riñones. Sin causar posibles alarmismos, a largo plazo puede degenerar en cáncer de colon debido a la mala absorción de los nutrientes.

Diagnóstico

Para establecer un diagnóstico definitivo, ante la aparición de los síntomas, el médico realizará una serie de exámenes que permitan conocer la zona afectada y proponer un tratamiento adecuado. Por lo general, primero se solicita una analítica de sangre y un cultivo de heces que determine la presencia de parásitos, sangre u otros indicadores de enfermedad intestinal.

Sin embargo, las pruebas más concluyentes que realizan los especialistas a la hora de averiguar si el paciente sufre la enfermedad de Crohn son, entre otras, las radiografías, la endoscopia y la colonoscopia.

Tratamiento de la enfermedad de Crohn

¿Cómo se trata la enfermedad de Crohn? Aunque no existe cura para esta patología, se dispone de tratamientos que ayudan a controlar la enfermedad, a reducir la severidad de los brotes y a evitar recaídas.

Al tratamiento farmacológico, basado en la administración de antiinflamatorios, antibióticos y anticuerpos, se suman medidas nutricionales como garantizar una dieta equilibrada con suplementos vitamínicos. Además de la alimentación, se barajan métodos para reducir el nivel estrés, puesto que los nervios pueden agudizar o empeorar los síntomas.

La cirugía solo se contempla cuando el tratamiento con fármacos fracasa o cuando existen complicaciones severas. En cualquier caso, la intervención no hace desaparecer la enfermedad definitivamente.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.