¿Qué es el kéfir?

El kéfir es un hongo de aspecto similar a la coliflor. Sus propiedades son idóneas para combatir enfermedades renales, úlceras de estómago, infecciones, asma y estreñimiento
5 de junio de 2012
Etiquetas,  
que es el kefir

Kéfir, un hongo repleto de propiedades y beneficios saludables | A. Kniesel (CC by 2.0, Flickr)

El kéfir, también conocido como yogur búlgaro, es un producto lácteo de aspecto similar a la coliflor, aunque bastante más blando. Es un hongo compuesto de bacterias probióticas y levaduras, en una matriz de lípidos, proteínas y azúcares que viven en estrecha simbiosis.

En el kéfir, la leche fermenta mediante una reacción lacto-alcohólica en la que se vuelve similar al yogur. De todas formas, no sólo se utiliza con leche, sino también con agua y té. El procedimiento es el mismo en sus tres formas: se introduce el kéfir en un recipiente (que pueda ser cerrado) y se cubre de leche fresca (o agua o té) sin llegar al borde. Posteriormente se deja en un lugar fresco durante un mínimo de 24 horas y un máximo de 48. Cuanto más tiempo se deje reposar, mayor acidez tendrá el yogur resultante. Cuando vaya a ser servido, hay que colar el contenido del recipiente, extrayendo el hongo y limpiándolo a conciencia antes de su siguiente utilización.

Se cree que el kéfir tiene propiedades para combatir enfermedades renales, úlceras de estómago, infecciones, asma y estreñimiento. También corre el rumor de que un kéfir (el yogur resultante) de 24 horas tiene efectos laxantes, mientras que uno de 48 horas puede ser astringente.

A pesar de que consumir kéfir sea muy beneficioso para nuestra salud, hay ciertas cosas a las que tenemos que prestar especial atención. Entre estas precauciones se encuentra la higiene; es fundamental mantener el recipiente y los utensilios que utilicemos para tratar el kéfir escrupulosamente limpios. También es importante utilizar leche de buena calidad y no utilizar utensilios de metal a la hora de manipularlo. Por otro lado, ante alergias a la leche o intolerancias a la lactosa, el kéfir de agua o de té no supone ningún riesgo para la salud. En caso de observar algún cambio en el olor o textura del kéfir, conviene tirarlo directamente y utilizar un cultivo nuevo.

En lo que respecta al kéfir de té, también conocido como kombucha, hay que tener especial cuidado, ya que es propenso a contaminarse de moho.

Por último, resulta interesante mencionar que la cultura que acompaña a este producto niega su compraventa; el kéfir se regala.

En Muy en forma | El kéfir y sus beneficios saludables

2 Comentarios
  1. mariluz
    Publicado el 8 octubre, 2015 a las 23:32 | Enlace

    hola me interesa saber donde conseguir el hongo. Lo probe y me gusto, es bueno. Gracias

  2. Laura
    Publicado el 21 enero, 2016 a las 05:14 | Enlace

    Para que se produzca la fermentación, el kefir necesita azúcar. Un saludo

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.