¿Qué es una dieta hipocalórica?

Se denomina dieta hipocalórica al plan dietético que consiste en consumir menos calorías al día
23 de Abril de 2015
qué es una dieta hipocalórica

Dulces y alimentos con muchas calorías, enemigos de la dieta hipocalórica | Sharon & Nikki

Bajar de peso o adelgazar se convierte para muchos en un caballo de batalla permanente o una meta inalcanzable. Aunque para ganarle el pulso a la báscula se siguen todo tipo de estrategias, el punto de partida no es otro que ponerse a dieta, empezar a contar calorías y a restringir los alimentos más energéticos.

La palabra dieta se asocia rápidamente a dejar de comer, a pasar hambre y a privarse de lo que no está escrito, por lo que levantamos un muro que nos impide ver lo que realmente sucede al otro lado. Deberíamos cambiar la idea de “estar a régimen” por la de mejorar la dieta bajo la supervisión de profesionales sanitarios para así no acabar fracasando y alcanzar un peso saludable.

La dieta hipocalórica es el plan dietético que generalmente se aplica en pacientes con sobrepeso u obesidad. Pero ¿en qué consiste? ¿Seguir una dieta hipocalórica es la solución definitiva para perder peso y no volver a recuperarlo? A continuación analizaremos qué es una dieta hipocalórica y si resulta eficaz para lograr el objetivo de adelgazar.

Menos calorías y más deporte

La dieta hipocalórica se basa en la restricción calórica diaria, o el control y límite de las calorías ingeridas con el fin de reducir el peso corporal.

Entre las características fundamentales de esta dieta está la reducción de la ingesta de alimentos con gran densidad calórica, es decir, el principal objetivo es consumir menos calorías. No se trata de no probar bocado, como por ejemplo seguir la creencia de no cenar para adelgazar, sino de seleccionar alimentos bajos en calorías y que aporten los nutrientes necesarios y consumirlos en la cantidad adecuada.

La actividad física regular es otro de los pilares de la dieta hipocalórica, puesto que facilita el gasto de energía y contribuye a la pérdida de peso. Además, ayuda a evitar la pérdida de masa muscular que se produce cuando se llevan a cabo regímenes hipocalóricos.

La finalidad última de esta dieta es garantizar el mantenimiento del peso alcanzado, evitando el famoso efecto rebote. Lo difícil no es perder peso, sino mantenerse al abandonar la dieta hipocalórica. Para ello, hay que modificar definitivamente los hábitos alimentarios y llevar un estilo de vida activo.

Cabe tener en cuenta que no se trata de una propuesta ocasional, sino de una dieta que se implanta de manera continuada. Siempre debe ser estar avalada y planificada por un experto en nutrición para así cubrir las necesidades energéticas y nutritivas de cada persona y que su salud no se vea afectada.

El éxito de la dieta hipercalórica dependerá en gran medida de la correcta elección de las comidas, las proporciones y la forma de cocción de los alimentos y el nivel de actividad física que acompañe a la dieta.

¿Dieta hipocalórica o cambio de estilo de vida?

Según algunas investigaciones científicas, ponerse a dieta, en el sentido tradicional, quizá no sea la estrategia más eficaz para adelgazar. Hay estudios que sugieren que la restricción calórica incrementa la producción de cortisol, una hormona relacionada con el aumento de la grasa abdominal y el estrés. En base a estos ensayos, más que una solución, la dieta hipocalórica constituiría un obstáculo en la pérdida de peso, el mantenimiento del peso alcanzado y el bienestar psicológico.

El mero hecho de iniciar una dieta de adelgazamiento, con independencia de las características de la misma, implica vivir situaciones (ansiedad, sensación de hambre, falta de bienestar…) que no ayudan a deshacerse de los kilos de más y que, incluso, pueden propiciar la ganancia de peso.

La clave está en no poner un plazo de tiempo en el seguimiento de la dieta, como es frecuente entre las llamadas “dietas milagro” y, sobre todo, no olvidar los buenos hábitos alimentarios que se han ido adquiriendo una vez alcanzado el objetivo de perder los kilos de más.

Realmente es posible adelgazar comiendo, pero de manera saludable y con el asesoramiento de un profesional, no probando dietas y productos para adelgazar que ponen en riesgo la salud. El objetivo es consumir menos calorías y complementar la dieta con ejercicio físico para adelgazar, adoptando a su vez hábitos alimentarios y de estilo de vida que ayuden al mantenimiento del peso corporal a largo plazo.

En Muy en forma | Perder peso rápido no es la mejor opción

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.