Puré de calabacín

Te mostramos la receta para elaborar un sencillo puré de calabacín con muy pocas calorías y tan o más sabroso que el tradicional
11 de febrero de 2015
Etiquetas
puré de calabacín

Puré de calabacín, una receta saludable y sencilla de elaborar | Lablascovegmenu

¿Buscas una receta ligera y de elaboración tan sencilla que dé casi vergüenza contarlo? Pues tenemos la más fácil de reproducir que puedas encontrar en cualquier recetario: puré de calabacín. Quizá sea uno de los platos más agradables para el paladar infantil, pero su suave sabor también lo convierte en uno de los favoritos de los no tan peques.

Con el frenético ritmo de vida actual disponemos de muy poco tiempo para cocinar, por lo que a menudo se recurre a los saludables y siempre socorridos purés y cremas de verduras. Si tienes el frío metido en el cuerpo no hay nada como un puré de verduras recién hecho y humeante. Y cuando el calor hace presencia, basta con sacar del frigorífico el puré que preparamos la noche anterior para comer o cenar como reyes y reinas.

¿Es posible hacer un puré realmente sabroso solo con calabacines? Y tanto que sí. Nadie notará que no lleva patata, porque tiene la misma cremosidad y aspecto del puré de calabacín tradicional. De paso también conseguimos reducir, aún más, su número de calorías, convirtiéndolo en un entrante perfecto para dietas de control de peso.

Ingredientes (para 4 personas)

  • 4 o 5 calabacines
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla tierna
  • 4 quesitos descremados en porciones
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • Sal y pimienta negra (u otras especias al gusto)

Preparación

Comienza lavando las verduras para elaborar un rico puré de calabacín. No hay necesidad de retirar la piel de los calabacines, dado que es muy fina y además contiene una gran cantidad de minerales y oligoelementos.

Pela y pica la cebolla en rodajas y los ajos en láminas. Pon una cucharada de aceite en una olla o cazuela y sofríelos a fuego medio. A continuación añade los calabacines en trozos y rehoga durante unos 10 minutos. Incorpora entonces el agua hasta cubrir el calabacín y un poco de sal o una pastilla de caldo.

Calcula unos 15 minutos a partir de que el agua empieza a hervir para retirar la olla del fuego. Agrega los quesitos descremados y un toque de pimienta, y luego tritura con la ayuda de la batidora hasta obtener un puré fino y homogéneo, sin grumos. Rectifica de sal.

En este momento puedes adecuar la densidad o el espesor del puré de calabacín quitando o añadiendo agua al gusto hasta lograr la textura que consideres idónea. Sirve caliente y acompañado de unos daditos o unas rebanadas de pan.

¿A qué no parece tan difícil preparar una crema de calabacín casera? ¡Inténtalo!

Propiedades saludables

El calabacín es un alimento estrella en dietas para adelgazar o combatir la retención de líquidos, puesto que contiene un 95% de agua. Prácticamente no tiene un aporte calórico significativo: 100 gramos de calabacín proporcionan en torno a 15 calorías. Sin embargo, es una buena fuente de potasio y concentra pequeñas cantidades de magnesio, fósforo y hierro.

En cuanto a su contenido vitamínico, destaca la presencia de ácido fólico y vitamina C. Aunque en menor proporción, también aporta vitaminas del complejo B.

Esta hortaliza posee unas sustancias denominadas mucílagos, un tipo de fibra soluble de naturaleza viscosa que suaviza y desinflama el tracto digestivo.

En Muy en forma | Crema de espinacas

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.