Propiedades de las semillas de sésamo

Las semillas de sésamo son una fuente de proteínas, fibra dietética, minerales, vitaminas, especialmente del grupo B, y grasas insaturadas
2 de noviembre de 2013
Etiquetas,  
propiedades semillas sesamo

Las semillas de sésamo aportan grasas saludables y están ‘cargadas’ de micronutrientes | Nate S.

El sésamo o ajonjolí era muy conocido y apreciado en la antigua Grecia, y hoy en día se ha convertido en un alimento indispensable en la gastronomía de países asiáticos como China y Japón. En la tradición hindú simboliza la inmortalidad y representa el principio de la vida. El origen del cultivo y la utilización del sésamo se pierden en el tiempo, puesto que ya en la tumba del faraón Ramsés III habían indicaciones sobre el uso culinario y medicinal de este tesoro de la naturaleza.

El ajonjolí forma parte de la lista de ingredientes, relativamente novedosos y atractivos, que enriquecen y decoran nuestros platos. Estas pequeñas y poderosas semillas pueden ofrecernos enormes beneficios para la salud, por lo que vamos a repasar sus propiedades nutritivas y sus efectos sobre la salud, además de compartir distintas maneras de aprovecharlas al máximo incluyéndolas en preparaciones dulces y saladas.

Las semillas, en general, incluidas las de sésamo, son ricas en fibra dietética, por lo que regulan la función intestinal y previenen enfermedades asociadas al tracto digestivo. Destacable es también su contenido en ácidos grasos poliinsaturados (grasas  saludables), minerales, antioxidantes y vitaminas del complejo B que contribuyen al buen funcionamiento del sistema nervioso central. En cuanto a minerales, sobresale su aporte de calcio, aunque también poseen fósforo, hierro, zinc y magnesio en menor medida. Tampoco eludiremos la elevada cantidad de proteínas que concentran estas gramíneas ni su contenido en lecitina, la cual ayuda a controlar y reducir los niveles de colesterol en sangre.

Las semillas de sésamo son ideales para sumar principios nutritivos de alto valor biológico a ensaladas o platos de arroz y pasta, aportándoles a su vez un agradable y peculiar sabor a nuez. Para absorber estos valiosos nutrientes, conviene tostar las semillas de sésamo y triturarlas con un molinillo de café antes de su consumo.

Existen diversas formas de incluir el ajonjolí en la dieta. Por ejemplo, puedes preparar con las semillas tahini una pasta de sésamo que se utiliza en la elaboración del hummus y que también sirve para untar el pan de sándwich. Otra opción es tomarlo en forma de gomasio (sal de sésamo) o como salsa para acompañar a casi cualquier tipo de plato. Reservamos lo mejor para el final: el halva de sésamo, un dulce popular en los Balcanes, Oriente Medio y zonas del Mediterráneo oriental cuyos ingredientes son las semillas de ajonjolí o la pasta de tahina y el azúcar o la miel.

En Muy en forma | Semillas de chía: propiedades, usos y contraindicaciones

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.