Propiedades de la miel

La miel es un producto natural que posee innumerables propiedades benéficas para la salud. Se trata de un alimento con un alto contenido calórico, dado que en su composición abundan los azúcares en forma de fructosa y glucosa
27 de Mayo de 2015
Etiquetas
propiedades de la miel

Comer miel aporta muchas propiedades saludables a nuestro organismo | Col F.

La miel es uno de los productos que resultan más agradables al paladar por su delicioso sabor. La variedad de mieles es muy amplia y sus propiedades nutricionales varían de acuerdo a la flora de la que las abejas recolectan el néctar, las condiciones meteorológicas y el tiempo de maduración, entre otros factores.

Su concentración de azúcares simples la convierte en una fuente de energía instantánea y saludable. Contiene principalmente fructosa y glucosa, y su aporte vitamínico es más bien escaso. La miel constituye un alimento altamente calórico: posee alrededor de 300 calorías por cada 100 gramos, frente a las 400 calorías del azúcar común.

Nutritiva, antibacteriana y expectorante

Aunque no muy significativamente, en la composición de la miel abunda, sobre todo, el potasio, seguido de calcio, fósforo, magnesio y ácido fólico, un tipo de vitamina del complejo B. Además, la miel contiene enzimas digestivas como la amilasa y la lipasa.

Ampliamente conocida es la acción expectorante y antitusígena de la miel, así como su capacidad antibacteriana y antiséptica. Por sus propiedades antibióticas es útil en el tratamiento y la prevención de resfriados, gripe, bronquitis, faringitis, sinusitis y otras anomalías respiratorias.

Tabla nutricional (por cada 100 gramos de miel): 
Calorías300
Hidratos de carbono (g)
└ de los cuales, fructosa (g): 31,24
└ de los cuales, glucosa (g): 25,50
└ de los cuales, sacarosa (g): 1,65
82,2
Fibra alimentaria (g)0,0
Proteínas (g)1,8
Potasio (mg)52
Calcio (mg)6,0
Fósforo (mg)4,0
Magnesio (mg)2,0
Vitamina C (mg)0,55
Folatos (mcg)2,0
(g = gramos, mg = miligramos, mcg = microgramos)

Además de aliviar la irritación de garganta y mejorar las afecciones de la boca, la miel favorece la digestión. A nivel tópico o externo, se utiliza popularmente como un remedio natural que desinfecta las heridas y contribuye a su cicatrización.

Ahora bien, la máxima autoridad europea en materia de seguridad alimentaria, EFSA, afirma que no existe suficiente evidencia científica como para otorgarle a la miel el poder o la capacidad de mejorar el sistema inmunitario. Asimismo, aunque de acuerdo a diversos estudios la miel posea un ligero efecto laxante y pueda sustituir al azúcar en caso de estreñimiento, la cantidad que habría que ingerir para conseguir el citado efecto se encuentra muy por encima de las recomendaciones.

Mitos y realidades de la miel

La población general no suele cuestionar o poner entredicho las múltiples propiedades medicinales de la miel que se transmiten de generación en generación desde antaño: su efecto antiséptico, bactericida, laxante, calmante, diurético o cicatrizante. Sin embargo, según las autoridades sanitarias, algunas de las aplicaciones terapéuticas o los beneficios que se le atribuyen a la miel no tienen ningún aval científico.

¿Cuáles de las propiedades beneficiosas de la miel son infundadas? Sobre los efectos salutíferos de la miel, además de realidades, también sobrevuela una serie de mitos. Son estos:

  • Aporta pocas calorías. La miel puede resultar un complemento alimenticio para personas con necesidades energéticas importantes, como los deportistas, pero el consumo excesivo de miel también puede contribuir al aumento de peso. Desde el punto de vista calórico, no tiene mucho sentido reemplazar el azúcar por la miel. Todos debemos usarla con moderación, pero las personas con sobrepeso u obesidad han de ser más prudentes, si cabe, con la ingesta de miel.
  • Miel y diabéticos. A menudo se recomienda tomar miel a los diabéticos por su contenido en fructosa, la cual no provoca picos tan elevados en la glucemia como el azúcar. No obstante, diversas investigaciones científicas señalan que abusar de la fructosa incrementa los índices de colesterol en pacientes con diabetes. Por tanto, más que fijarnos en un alimento en concreto, deberíamos tener en cuenta el total de carbohidratos ingeridos.

Para finalizar, ahora que ya conocemos sus propiedades, un consejo: huye de la miel de supermercados y grandes centros de alimentación; opta por una miel 100% natural y ecológica, sin aditivos ni azúcares añadidos, sin apenas procesar, con todas sus valores nutritivos intactos. ¡Es mucho más saludable y está mucho más rica! La encontrarás en cualquier herbolario o centro de dietética y nutrición de tu ciudad o pueblo. Y si no, busca un poco… Te sorprenderás de la gran cantidad de productores locales que hallarás en tu localidad, con precios más baratos y una mejor calidad.

En Muy en forma | Propiedades de la miel de manuka

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.