Propiedades del tomillo

El tomillo es una planta con grandes cualidades gastronómicas y numerosas propiedades curativas o medicinales. La infusión de tomillo es digestiva y posee una acción relajante y ligeramente somnífera, por lo que favorece el descanso nocturno. Esta planta tiene propiedades expectorantes, antimicóticas y antisépticas, de ahí que resulte adecuada para tratar las afecciones de las vías respiratorias, los hongos y el acné.
25 de abril de 2016
propiedades del tomillo

El tomillo, una planta con muchas propiedades curativas y medicinales | Manel (CC by 2.0, Flickr)

Thymus vulgaris es el nombre científico de una de las hierbas aromáticas más empleadas en la cocina mediterránea: el tomillo. Aparte de por sus capacidades gastronómicas, esta planta destaca por la extensa lista de propiedades medicinales y curativas que posee. En el antiguo Egipto servía para embalsamar a los faraones, y los griegos lo utilizaban para perfumarse y como incienso en sus templos.

Hoy en día, además de un excelente condimento para los platos de carnes, arroces y verduras, el tomillo representa un remedio natural en el tratamiento de algunas enfermedades o afecciones leves y comunes. Habitualmente se toma en forma de infusión, pero también se puede hacer uso de su aceite esencial a nivel externo o tópico.

Un aliado para tu cabello

No es casualidad que el tomillo forme parte de la composición de muchos champús, acondicionadores y mascarillas capilares. Basta con recorrer el pasillo de cuidado personal de cualquier supermercado para descubrir que figura entre los ingredientes de varios productos de higiene y cosmética.

Dadas sus propiedades antisépticas y antibacterianas, el tomillo puede prevenir o evitar la aparición de la incómoda y antiestética caspa. Al parecer, es capaz de eliminar la grasa capilar, así como fortalecer el cabello, favorecer su crecimiento y conseguir que luzca más brillante.

Eficaz contra el acné

¿Has probado todo tipo de ungüentos y ninguno funciona o elimina el acné? No busques más, porque la naturaleza te ofrece una solución posiblemente segura y eficaz para acabar con la bacteria que causa los granos y espinillas. Diversas investigaciones avalan el uso del tomillo como arma contra el acné. Un estudio llevado a cabo en la Universidad de Leeds Metropolitan (Inglaterra) señala que la tintura de tomillo podría resultar más efectiva y tener menos efectos secundarios que las cremas antibacterianas que se recetan para tratar esta patología cutánea.

Si se llegan a confirmar los resultados de este estudio y el tomillo demuestra su efectividad clínica, estaríamos ante una alternativa natural para los actuales tratamientos o terapias basadas en compuestos químicos como el peróxido de benzoílo.

Más propiedades del tomillo para el organismo

Mejorar las alteraciones de la piel y las mucosas y aliviar los síntomas de afecciones del tracto respiratorio no son las únicas propiedades para la salud que la creencia popular atribuye al tomillo.

Además de constituir un buen expectorante y estar indicado en caso de tos, dolor de garganta, congestión, resfriado, asma leve, bronquitis y otras enfermedades de las vías respiratorias, el tomillo facilita la digestión y contribuye a evitar la formación de los temidos gases intestinales, también conocidos como flatulencias o meteorismo.

La infusión tomillo está indicada en caso de indigestión, dolor de vientre o espasmos estomacales, abre el apetito y ayuda a conciliar el sueño. Tiene un efecto relajante y ejerce una acción somnífera suave, por lo puede ser útil para conseguir un reparador descanso nocturno.

Dicen que el tomillo es bueno para la memoria, que levanta el ánimo, estimula la circulación sanguínea y hasta que alivia el dolor de cabeza. Pero aún hay más, porque su riqueza en timol hace que esta planta resulte adecuada para quienes padecen enfermedades reumáticas.

Por sus propiedades emenagogas puede aliviar los dolores menstruales y otros síntomas asociados a la menstruación, tales como la jaqueca, la irritabilidad y la retención de líquidos.

Por otra parte, a nivel externo, el tomillo se usa para tanto combatir la halitosis o el mal aliento como para tratar diversos problemas bucales: inflamaciones, llagas, piorrea

Sus propiedades antimicóticas pueden ser aprovechadas para tratar los hongos. ¿Sabías que lavar las heridas con infusión de tomillo es una manera de acelerar su cicatrización? La decocción de la planta también sirve para evitar que las manos y los pies suden excesivamente.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.