Propiedades del ajo negro

El ajo negro no es más que un ajo común sometido a un proceso de fermentación, durante el cual cambia de color, sabor y textura y aumenta su concentración de nutrientes y de propiedades saludables. Tiene un gran poder antioxidante, superior al del ajo tradicional, y no posee el olor tan fuerte o intenso de este.
10 de marzo de 2016
Etiquetas,  
propiedades del ajo negro

Gracias a sus muchas bondades y propiedades curativas y medicinales, el ajo negro es ingrediente de muchos platos culinarios | Alexander T. (CC by 2.0, Flickr)

Seguramente lo habrás visto en las estanterías de los supermercados con un cartel que indica que es un producto novedoso, o tal vez no sepas de su existencia. Hablamos del ajo negro o envejecido, una variedad de ajo poco conocida que cada vez está más de moda por su distinguido sabor, su suave aroma y, sobre todo, por sus propiedades para la salud.

¿Lo has probado? El ajo negro se obtiene al someter el ajo común a un proceso de fermentación, el cual le confiere su característico color, textura y ligero dulzor. Se deshace en el paladar, dejando un agradable y pronunciado regusto que recuerda vagamente al regaliz. Untado en una rebanada de pan ya es una delicia, pero también se puede incluir en infinidad de preparaciones y recetas culinarias: pizzas, salsas, arroces, platos de pasta, postres, sopas, cremas…

Propiedades nutricionales del ajo negro

Aunque tenga la misma forma que el tradicional, con echarle un vistazo nos damos cuenta de que no es un ajo cualquiera. Atendiendo a su apariencia externa, tiene un color más tostado que el ajo blanco y al pelarlo se comprueba que es completamente negro. Por otra parte, su olor no es tan fuerte o intenso como el ajo al que estamos acostumbrados.

Pero ¿cuál de los dos es mejor desde el punto de vista nutritivo y terapéutico? Aunque comparten propiedades antibióticas, antisépticas, hipotensoras, expectorantes, digestivas y diuréticas, parece que el ajo negro potencia los efectos positivos o beneficiosos del ajo común.

El ajo negro presenta una mayor concentración de principios activos (compuestos azufrados, polifenoles y ácido linolénico) que el blanco, de ahí que se atribuyan muchos más propiedades salutíferas.

Con efecto antioxidante

Este peculiar ajo de color negro es rico en vitamina C y polifenoles con potente actividad antioxidante. Durante el proceso natural de fermentación, aumenta de manera notable su concentración de estos nutrientes. Por lo tanto, se considera un excelente aliado para proteger las células frente al daño oxidativo de los radicales libres.

Dichas moléculas no son responsables del envejecimiento prematuro de la piel, sino que contribuyen de manera importante a la aparición de enfermedades cardiovasculares y el cáncer, entre otras patologías. Así pues, el consumo habitual de ajo resulta adecuado para prevenir estos y otros problemas de salud.

De ayuda contra el colesterol

¿Tienes el colesterol y los triglicéridos altos? Entonces debes saber que el ajo negro constituye una valiosa herramienta para bajar sus tasas en sangre y, por consiguiente, cuidar el corazón y las arterias.

La ingesta regular de ajo ha demostrado ser efectiva a la hora de tratar de forma complementaria las dislipidemias. No obstante, aunque pueda reducir sustancialmente los niveles séricos de colesterol total y de triglicéridos o mejorar su perfil lipídico, en ningún caso el ajo sustituye el tratamiento prescrito por un médico. Se puede utilizar como complemento dietético, contando, claro está, con la aprobación facultativa.

Los resultados de recientes estudios clínicos sugieren que el consumo de ajo negro podría favorecer también el descenso de las cifras de colesterol «malo» o LDL.

El ajo negro promueve la circulación sanguínea y fluidifica la sangre, disminuyendo el riesgo de padecer trombosis y accidentes vasculares. Previene la aterosclerosis o el depósito e infiltración de material graso (lípidos) en la pared de los vasos sanguíneos, la forma más común de enfermedad cardiovascular.

En Muy en forma | Tomar ajo en ayunas y ¿Para qué sirve el ajo?

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.