Propiedades de la manzanilla

La manzanilla o camomila es una de las plantas medicinales más conocidas y utilizadas desde la antigüedad. Gracias a sus numerosas propiedades curativas constituye un buen remedio para el tratamiento de problemas digestivos, por lo que se recomienda tomar una infusión de manzanilla después de las comidas. Además, tópicamente, resulta adecuada para el cuidado de la piel y el cabello
16 de Diciembre de 2015
propiedades de la manzanilla

La manzanilla posee numerosas propiedades beneficiosas para la salud | Nacho (CC by 2.0, Flickr)

Recibe el nombre científico de Matricaria chamomilla, pero vulgarmente se conoce como manzanilla. Nos sorprendería que alguien preguntara qué es la manzanilla, puesto que esta planta medicinal es ampliamente apreciada y se utiliza desde hace miles de años.

¿Cómo, que aún no conoces las propiedades curativas de la manzanilla? Sigue leyendo, que te las contamos todas.

1. De ayuda contra los problemas digestivos

Con la flor de manzanilla se prepara una infusión que resulta adecuada para aliviar el dolor de vientre y combatir los gases intestinales o la flatulencia. Está indicada para el tratamiento de trastornos digestivos, tales como náuseas, vómitos, gastritis y acidez de estómago o dispepsia.

Es habitual recurrir al té de manzanilla tras los excesos alimentarios y las comidas copiosas, grasas o muy condimentadas, que suelen dar lugar a hinchazón y dolor abdominal, malestar estomacal y espasmos gastrointestinales. Por sus propiedades antiinflamatorias, carminativas y protectoras de la membrana gástrica, es recomendable tomar una taza de infusión de manzanilla después de comer.

2. Relajante y sedante

La manzanilla, también denominada camomila, tiene una ligera acción sedante que puede ser útil en caso de nerviosismo, ansiedad e insomnio. Dado su efecto relajante, beber un té de manzanilla antes de ir a la cama podría ayudar a conciliar el sueño a las personas que tienen dificultades para dormir.

3. Ayuda a adelgazar

Se trata de un diurético suave que aumenta la producción de orina y reduce la retención de líquidos, de ahí que su uso sea interesante en caso de sobrepeso u obesidad.

Así pues, la infusión de manzanilla es beneficiosa para quienes siguen dietas de adelgazamiento o control de peso. Esta propiedad también puede aprovecharse en enfermedades que mejoran con la eliminación de líquidos y toxinas o sustancias de desecho: gota, artritis, cálculos renales

4. Una aliada para tus defensas

La manzanilla contiene flavonoides con actividad antioxidante que estimulan el sistema inmunológico y fortalecen las defensas del organismo para prevenir enfermedades y mejorar nuestra salud.

5. Buena para la piel y el cabello

Externamente o vía tópica, la manzanilla se emplea para el cuidado de la piel y el cabello. De hecho, constituye un ingrediente esencial en champús, mascarillas, lociones capilares y cremas nutritivas o limpiadoras que eliminan las impurezas del rostro y contribuyen a su regeneración celular.

Desde el punto de vista estético o cosmético, es capaz de aclarar el pelo de forma natural y lograr que luzca más brillante. Asimismo, la manzanilla actúa contra el picor del cuero cabelludo y su descamación, evitando que aparezca la antiestética caspa. Las personas con cabellos claros hacen uso de la manzanilla para conseguir tonos dorados o más claros.

Además de para tener un pelo más suave y sedoso, enjuagar el cabello después de lavado con la decocción de manzanilla podría servir para disimular las canas.

Otras propiedades curativas y medicinales

Hacer enjuagues con infusión de manzanilla favorece la producción de saliva y reduce la sequedad bucal. Es un buen remedio para tratar las molestas llagas o aftas que aparecen de vez en cuando en la boca, así como los hongos de las uñas de las manos y los pies.

Otras aplicaciones de la manzanilla abarcan: gingivitis, orzuelos, conjuntivitis, granos, heridas, ampollas, picaduras, dermatitis…

Té de manzanilla, un sinfín de beneficios para la salud

Como hemos visto, el té de manzanilla tiene virtudes terapéuticas que van desde el alivio de los problemas gástricos y los cólicos menstruales hasta la mejora de afecciones de la piel y trastornos del sueño.

Para disfrutar de todas las propiedades curativas y medicinales de una reconfortante taza de té de manzanilla, basta con hervir unos 150 mililitros de agua y verterla sobre una cucharadita de flores de manzanilla. Después se tapa y se deja enfriar la infusión durante unos 5 minutos para, por último, filtrarla y acto seguido beberla.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.