Propiedades de la chirimoya

La chirimoya es una fruta tropical con un gran contenido en azúcares. Es rica en potasio, fibra y vitamina C
9 de enero de 2015
Etiquetas,  
propiedades de la chirimoya

La chirimoya, una fruta repleta de propiedades saludables | Akos K.

La chirimoya es una fruta tropical que sorprende tanto por su curioso aspecto como por sus interesantes cualidades nutricionales. Se caracteriza por una piel de color verde claro en la que se dibujan una especie de escamas similares a las de los reptiles. Su pulpa, refrescante y aromática, contiene numerosas semillas que se desprenden fácilmente.

El origen de la chirimoya hay que buscarlo en tierras andinas, donde, según los historiadores, crece el llamado “manjar blanco”. Menos controversia gira en torno a la temporada ideal para disfrutar del exquisito sabor y las propiedades nutritivas de la fruta del paraíso: la mejor época de la chirimoya es el invierno, del mes de diciembre al de febrero.

El fruto del chirimoyo tiene forma de corazón y puede alcanzar un peso de hasta 1 kilo. Posee un sabor dulce con un toque ligeramente ácido, un gusto tan peculiar como delicado que recuerda a una mezcla entre pera, plátano y piña.

Aunque no es muy conocida fuera de su entorno de cultivo, la chirimoya esconde en su interior múltiples propiedades para la salud. A continuación, revisaremos una a una las bondades de la chirimoya para sacarle el mayor partido posible como fruta fresca y materia prima para la elaboración de recetas de cocina.

Tabla nutricional (por cada 100 gramos de chirimoya):

 
Calorías75
Grasas (g)
└ de las cuales, saturadas (g): 0,24
└ de las cuales, monoinsaturadas (g): 0,06
└ de las cuales, poliinsaturadas (g): 0,19
0,68
Hidratos de carbono (g)
└ de los cuales, azúcares (g): 12,9
17,7
Fibra alimentaria (g)3
Proteínas (g)1,6
Magnesio (mg)17
Hierro (mg)0,27
Fósforo (mg)26
Potasio (mg)287
Calcio (mg)10
Vitamina B6 (mg)2,6
Ácido fólico (mg)14
Vitamina C (mg)12,6
(g = gramos, mg = miligramos, mcg = microgramos). Fuente: USDA

En la composición de la chirimoya predomina el agua y los hidratos de carbono simples. Debido a su alto contenido en azúcares, mayoritariamente glucosa y fructosa, la chirimoya tiene un elevado valor calórico. Cada 100 gramos de chirimoya aportan alrededor de 75 calorías.

No es una fuente significativa de grasas ni de proteínas, pero sí de potasio y vitamina C. Por su riqueza en fibra dietética, que le confiere propiedades laxantes, resulta adecuada para regular el tránsito intestinal y el ritmo de las deposiciones. Además de prevenir o mejorar el estreñimiento, la fibra ayuda a reducir las tasas de colesterol y a controlar la glucemia sanguínea.

Dado su contenido en carbohidratos, convendría escoger piezas de pequeño tamaño en caso de diabetes y sobrepeso u obesidad. Las personas que sufren hipertensión, alteraciones de los vasos sanguíneos y del corazón pueden beneficiarse del alto aporte de potasio y bajo nivel de sodio de esta sabrosa y energética fruta tropical con efecto diurético.

La chirimoya también contiene cantidades importantes de fósforo y calcio, así como magnesio en dosis más bajas. En cuanto a su capacidad antioxidante, destaca la presencia de vitamina C y algunas del grupo B, especialmente la B3, la B6 y la B9 (ácido fólico).

Se considera una fruta agraciada desde la perspectiva nutricional y dietética, puesto que sacia y constituye un excelente ansiolítico y tranquilizante para quienes comen compulsivamente.

Cocinar con chirimoya

Está realmente deliciosa como fruta fresca, en su estado natural y óptimo punto de maduración. No obstante, la chirimoya también sirve para darle un toque original a nuestras preparaciones culinarias. Se puede utilizar como ingrediente en la elaboración de helados, mermeladas, batidos, zumos, macedonias, ensaladas y postres.

A la hora de adquirirlas, recuerda que no deben presentar imperfecciones en la piel. Te recomendamos comprarla un poco verde y dejar que madure a temperatura ambiente en un lugar protegido de la luz solar. Evita guardar las chirimoyas en el frigorífico para que no se frene su proceso de maduración y pierdan sabor.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.