Propiedades de la cebolla

La cebolla destaca por sus propiedades depurativas y diuréticas. Contiene una cantidad significativa de potasio y vitaminas B, C y E y es baja en calorías, con lo cual es un alimento adecuado para dietas de control de peso
16 de diciembre de 2014
Etiquetas
propiedades de la cebolla

La cebolla, con muchas propiedades saludables para el organismo | Muyenforma.com

En la antigüedad la cebolla se consideraba un medicamento y servía de ofrenda a los dioses, y hoy está entre las hortalizas más habituales en la cocina mediterránea. La cebolla es un ingrediente clave en la mayoría de las culturas y se emplea en infinidad de preparaciones: guisos, salsas, estofados, caldos… Pero no solo destaca por sus posibilidades gastronómicas y su gran versatilidad culinaria, ya que posee una serie de propiedades muy beneficiosas para el organismo.

La cebolla, oriunda del continente asiático, se utiliza como remedio casero para la tos, el catarro común, la bronquitis y otras afecciones respiratorias por su efecto mucolítico, expectorante y antibiótico. Además de ser cardiosaludable, favorece la digestión y ayuda a reducir los niveles de colesterol “malo” y la glucosa en sangre. A la capacidad afrodísiaca y bactericida de la cebolla se suma su efecto preventivo del cáncer y los accidentes cerebrovasculares.

Tabla nutricional (por cada 100 gramos de cebolla):

 
Calorías25
Grasas (g)0,1
Hidratos de carbono (g)5,3
Fibra alimentaria (g)2
Proteínas (g)1,6
Potasio (mg)185
Magnesio (mg)4
Hierro (mg)0,3
Fósforo (mg)33
Calcio (mg)25,4
Zinc (mg)0,3
Vitamina B6 (mg)0,1
Vitamina C (mg)7
Vitamina E (mg)0,5
Folatos (mcg)7
(g = gramos, mg = miligramos, mcg = microgramos)

Desde la óptica nutricional, destacan las propiedades diuréticas y depurativas de la cebolla. El componente mayoritario en esta como en otras hortalizas es el agua, lo que hace que sea un alimento con bajo valor energético o escaso aporte calórico: hablaríamos de unas 25 calorías aproximadamente por cada 100 gramos de cebolla. Presenta un contenido moderado en hidratos de carbono y cantidades inapreciables de grasa.

En la composición de la cebolla cabe tener en cuenta su notable aporte de fibra y su contenido mineral y vitamínico. En lo que a minerales respecta, la cebolla es una fuente de potasio que, además, contiene cantidades significativas de hierro, fósforo, calcio, magnesio y zinc. No solo es rica en minerales que intervienen en la transmisión del impulso nervioso y en la contracción muscular, sino que el aporte de sodio es prácticamente imperceptible.

En cuanto a su contenido vitamínico, en las cebollas encontramos cantidades discretas de vitaminas del grupo B, como folatos, niacina y piridoxina, y vitamina C y E. Más que a su composición nutritiva, las propiedades salutíferas de las cebollas obedecen a la presencia de antioxidantes y compuestos azufrados. 

Al igual que las semillas, las frutas y otros vegetales, la cebolla contiene flavonoides, compuestos fenólicos con notorios efectos benéficos sobre la salud. Dichas sustancias le confieren un gran poder antioxidante y antimicrobiano que convierte a la cebolla en un agente conservador natural. La cebolla frena el deterioro de los alimentos al retrasar la oxidación de los lípidos e inhibir la proliferación de microorganismos patógenos.

Dado su papel protector frente a numerosas enfermedades, ya sea cruda, cocida, caramelizada, rallada o en trozos, la cebolla debería formar parte de nuestra dieta diariamente. No obstante, las personas que sufren acidez o reflujo gástrico han de ser prudentes a la hora de comer cebollas. Aunque el riesgo no es grave, hay que hacer constar que el consumo excesivo de cebollas puede causar flatulencia o acumulación de gases intestinales.

En Muy en forma | Propiedades del ajo

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.