Propiedades del calabacín

El calabacín es una hortaliza estrella en las dietas de adelgazamiento por su bajo contenido calórico; aporta 17 calorías por cada 100 gramos de peso. Es fuente de ácido fólico y, en menor proporción, de vitamina C y contiene minerales como el potasio, magnesio, yodo, sodio, hierro y calcio
9 de Julio de 2015
Etiquetas
propiedades del calabacín

El calabacín, repleto de propiedades saludables para el organismo | Surveying

Al igual que la sandía o el melón, el calabacín, alias Cucurbita pepo, forma parte de la familia de las cucurbitáceas. Se desconoce su procedencia exacta, pero se sabe que esta planta se cultiva en las regiones cálidas del planeta desde tiempos remotos.

Aunque se encuentra en el mercado durante todo el año, la época natural del calabacín es el verano. Los mejores ejemplares se cosechan entre los meses de julio y septiembre. Las dos variedades de calabacín más reconocidas son la pepo, caracterizada por sus frutos redondos de color amarillo-anaranjado y gusto dulzón; y la ovífera, cuyos frutos son generalmente de forma alargada, color verde oscuro y sabor agrio.

Bajo en calorías y muy nutritivo

El principal componente del calabacín es el agua, seguido de los hidratos de carbono y pequeñas cantidades de lípidos y proteínas. Todo esto, sumado a un moderado aporte de fibra, hace del calabacín un alimento de muy bajo aporte calórico y una de las hortalizas más ligeras: contiene 17 calorías por cada 100 gramos de peso, así que resulta un gran comodín en las dietas para adelgazar o perder peso.

Tabla nutricional (por cada 100 gramos de calabacín): 
Calorías17
Hidratos de carbono (g)
└ de los cuales, azúcares (g): 2,5
3,1
Fibra alimentaria (g)1,0
Proteínas (g)1,21
Grasas (g)0,32
Hierro (mg)0,37
Potasio (mg)261
Magnesio (mg)18
Sodio (mg)8
Fósforo (mg)38
Calcio (mg)16
Folatos (mcg)22,1
Provitamina A (mcg)34
Vitamina C (mg)10
(g = gramos, mg = miligramos, mcg = microgramos). Fuente: USDA

En cuanto a su riqueza vitamínica, destaca la presencia de ácido fólico (vitamina B9 o folatos) y vitamina C. El calabacín, a diferencia de la calabaza, no es una fuente significativa de betacarotenos (provitamina A).

En comparación con el resto de verduras y hortalizas, sobresale su contenido en minerales como el potasio, magnesio, sodio, fósforo y yodo. También provee hierro y calcio, pero de peor aprovechamiento que el que ofrecen los alimentos de origen animal.

Gracias a la presencia de unas sustancias denominadas mucílagos, el calabacín posee propiedades emolientes sobre el aparato digestivo. Se trata de un tipo de fibra soluble que reduce la inflamación y suaviza la mucosa del tracto gastrointestinal.

Al ser un alimento fácilmente digerible y con suave efecto laxante, el calabacín resulta idóneo para personas con estómago delicado, dispepsia, gastritis y problemas de estreñimiento.

Además de tener un sabor muy suave y agradable y ser adecuado para remineralizar el organismo, el calabacín puede ayudar a perder peso. Dado su escaso valor calórico, se ha convertido en un ingrediente indispensable de multitud de platos en dietas hipocalóricas enfocadas a la pérdida de peso.

El calabacín actúa como diurético y favorece la eliminación de líquidos y toxinas, por lo que su consumo está indicado en caso de patología renal, cistitis e hipertensión arterial.

Recetas con calabacín

Gracias a la extensa cantidad de propiedades saludables anteriormente expuestas, el calabacín se presta a un gran número de preparaciones culinarias. Aunque la mejor opción es comerlo crudo o cocinado al vapor para aprovechar todos sus nutrientes, también se puede consumir salteado, asado o relleno, así como incorporarlo a cremas o purés, salsas y guarniciones.

El pisto con calabacín es una de las recetas más apreciadas y populares de la gastronomía española. No obstante, no faltan propuestas originales, creativas y sencillas para incluir el calabacín en el menú semanal. Con una tortilla, una quiche o una pizza de calabacín la familia al completo se chupará los dedos, mientras que unos raviolis o un risotto de calabacín lograrán conquistar los paladares más exigentes.

Recuerda que en dietas de adelgazamiento conviene comer el calabacín cocido o rehogado en lugar de frito para evitar ingerir más calorías de la cuenta.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.