'¿Por qué me tiembla el ojo?'

Todos hemos tenido alguna vez la sensación de que nos tiembla el párpado de un ojo durante unos minutos o segundos sin poder controlarlo. ¿Qué causa ese temblor en el párpado? Se desconoce la causa exacta por la que se produce, pero el estrés y el consumo de café, de alcohol y de otras sustancias estimulantes favorecen su aparición
21 de enero de 2016
por qué me tiembla el ojo

El temblor del párpado del ojo no es, aparentemente, motivo de alarma | Craig M. (CC by 2.0, Flickr)

Seguro que en alguna ocasión has notado que te tiembla el párpado durante un instante sin poder controlarlo, y que al cabo de un rato deja de palpitar como si nada. De manera instintiva solemos poner los dedos sobre el ojo para detener esta molesta e incómoda sensación que apenas tarda en desaparecer.

¿Hay qué darle importancia? ¿Se trata de algo serio? ¿Debería preocuparme si el ojo me tiembla repentinamente? No te alarmes, porque, por lo general, el temblor en el parpado no causa daño alguno al ojo.

¿Qué es exactamente?

Se trata de espasmos o contracciones involuntarias y transitorias de las fibras musculares que rodean el ojo. Suelen ser repetitivas y durar escasos segundos o minutos. También es posible que vuelvan a ocurrir de manera espontánea durante días o meses.

Pero, utilizando términos más técnicos, ¿por qué se producen estas fasciculaciones del párpado o blefaroespasmos? No se sabe a ciencia cierta cuál es la causa exacta del temblor en el ojo. Sin embargo, existen algunos factores que podrían desencadenarlo o favorecer su aparición. Acto seguido intentaremos poner respuesta ese gran interrogante que es por qué a veces me tiembla el ojo.

Estrés o nerviosismo

¿Los espasmos del párpado se manifiestan en momentos de estrés? Los temblores pueden ocurrir cuando estamos pasando por una situación estresante o tenemos los nervios a flor de piel, y disminuir o desaparecer cuando nos relajamos.

Una vez resuelto el episodio de estrés, la angustia, el nerviosismo, la ansiedad u otros problemas de salud mental que nos puedan estar afectando, los temblores oculares deberían ser cosa del pasado. En caso contrario, la recomendación es consultar directamente a un médico.

Sobresfuerzo de la vista

Cuando tenemos dificultades para ver bien, forzamos la vista, lo cual puede ocasionar los temblores en el párpado. Lo mismo sucede al pasar muchas horas delante de la pantalla del ordenador o la televisión.

A priori, este problema se resolvería usando unas gafas adecuadas. Acude a un optometrista u oftalmólogo para determinar cuál es la graduación que necesitas y qué tipo de lente de contacto es la más recomendable en tu caso.

Vista cansada y ojo seco

Pasar las horas muertas jugando a videojuegos, el uso prolongado o excesivo de smartphones, o lo que es lo mismo, fijar la vista en dispositivos móviles por mucho tiempo, así como utilizar el ordenador para leer libros, manuales o documentos extensos son algunas costumbres que provocan fatiga y sequedad ocular.

Para combatir el cansancio de la vista es conveniente cuidar el descanso nocturno y tomar una pequeña siesta si es necesario. Con el fin de aliviar la sintomatología del ojo seco o mitigar sus efectos, podemos hacer uso de gotas oftálmicas lubricantes o “lágrimas artificiales”, preferiblemente consultando antes a un especialista.

Consumo abusivo de sustancias estimulantes

¿Bebes bastante café? ¿Tomas bebidas alcohólicas con demasiada frecuencia? Quizá la cafeína y el alcohol sean los responsables de los espasmos de tu párpado. Procura restringir estas bebidas o limitar la cantidad que ingieres. El origen de estos temblores también podría estar en el consumo de ciertas drogas.

Enfermedades o problemas de salud

Aunque no es lo habitual, detrás de ese temblor en el ojo puede esconderse una enfermedad o trastorno del sistema nervioso o del cerebro. Visita a un médico para descartar que se trate de esclerosis múltiple, enfermedad de Parkinson, distonía, síndrome de Tourette u otras patologías graves.

Observa si aparece alguno de los siguientes signos o señales de alarma: espasmos que no desaparecen después de una semana, contracciones que cierran el párpado por completo, temblor que afecta a otras zonas del rostro, temblor acompañado por hinchazón, enrojecimiento y secreción del ojo y ptosis palpebral, es decir, descuelgue o caída del parpado superior.

Un comentario
  1. eudis
    Publicado el 2 noviembre, 2016 a las 18:25 | Enlace

    hola que tal me encanto

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.