Pollo al ajillo

Aprendemos a elaborar pollo al ajillo, una receta saludable y sabrosa, con grandes propiedades nutritivas, muy versátil y de precio bastante económico
27 de mayo de 2012
Etiquetas,  
Pollo al ajillo receta

Pollo al ajillo, una receta sabrosa y saludable | Juan G.

El pollo destaca por ser una carne nutritiva y saludable, ya que contiene proteínas de alto valor biológico y bajo aporte calórico. No falta en la dieta de los deportistas, y con el paso de los años muchos lo han convertido en uno de sus platos estrella. Consideramos que es un alimento versátil, que se digiere con suma facilidad, y que tiene una relación calidad-precio inmejorable.

Sin más delación, el pollo será el protagonista de la receta de hoy, un clásico de la cocina española: pollo al ajillo. Sabemos que existen diferentes versiones y que cada uno tendrá su propia forma de prepararlo. Solo esperamos que la nuestra te guste y te resulte apetecible, o que al menos te atrevas a probarla para comparar. Vamos a combinar el sabor picante del ajo con un poquitín de pimentón y, por supuesto, utilizaremos un chorro de vino blanco para darle ese aroma y sabor característico.

Sin más rodeos, le damos paso a la receta del pollo al ajillo versión Muy en forma.

Ingredientes (para 4 personas)

  • Un pollo entero
  • 4 dientes de ajo
  • Zumo de medio limón
  • 150 mililitros de vino blanco
  • Dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • Perejil fresco, pimentón dulce y sal (al gusto)

Preparación

En el caso de que tengamos el pollo entero, empezaremos limpiándolo y cortándolo en cuartos, que dividiremos a su vez en unos tres o cuatro trozos. Colocaremos una cazuela al fuego con aceite de oliva, la cantidad suficiente para cubrir la base. Mientras, picaremos los ajos y el perejil.

Llegados a este punto, podemos optar por dos procedimientos: uno pasa por dorar el pollo en la cazuela o sartén y añadir la mezcla correspondiente, y el otro consiste en macerar el pollo antes de cocinarlo. Vamos a ver ambas opciones.

En el primer caso introduciremos el pollo en la cazuela e incorporaremos, cuando esté dorado, los ajos, el perejil, el zumo de limón y la sal. Mezclaremos bien y agregaremos el vino blanco. Por último, dejaremos cocinar a fuego medio hasta que el vino se evapore.

En el segundo caso machacaremos en un almirez los ajos con el perejil picado, la sal, el pimentón dulce y un chorrito generoso de aceite. Untaremos el pollo con la mezcla y dejaremos macerar alrededor de una hora para que se impregne de sabor. Finalizaremos el plato dorando el pollo tal y como indicamos anteriormente.

¡A servir y a comer! No creo que haga falta recordar que puedes añadir algunas hierbas aromáticas. El tomillo, el romero o incluso el laurel funcionan a las mil maravillas y le dan un perfume excepcional al aceite.

Es vox pópuli que lo que bien huele sabe mejor. Y este pollo al ajillo desprende un aroma delicioso. Así que ya sabes, prueba y cuéntanos los resultados. Las abuelas, que son unas expertas en el arte culinario, comentan que cualquier plato queda estupendamente bien si está hecho con una pizca de amor. Y ese ingrediente ni se compra ni se vende; siempre está en la alacena.

En Muy en forma | Albóndigas de pavo y salvado de avena en salsa

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.