Pimienta de cayena para adelgazar

La pimienta de cayena tiene un efecto termogénico y puede ser útil a la hora de adelgazar y bajar de peso. Permite incrementar el gasto energético mediante el aumento del metabolismo basal. Aunque ayude a controlar el peso corporal, las dos mejores herramientas para conseguirlo siempre serán el deporte y una alimentación sana y balanceada
19 de enero de 2016
Etiquetas,  
pimienta de cayena para adelgazar

La pimienta de cayena o chili, de ayuda para adelgazar | Forest K. (CC by 2.0, Flickr)

La capsaicina es el principio activo más importante de la pimienta de cayena, chile o ají (Capsicum annuum), el ingrediente que le confiere la mayoría de sus efectos beneficiosos. Dicho compuesto tiene un efecto termogénico o favorece el proceso de termogénesis, es decir, la capacidad que nuestro organismo tiene de generar calor mediante reacciones metabólicas.

En teoría, comer alimentos termogénicos, como la pimienta de cayena, eleva la temperatura corporal y acelera el metabolismo. Un metabolismo más rápido se traduce en una mayor quema de calorías. Dicho de otra manera, contribuye al incremento del gasto calórico aumentando el metabolismo basal.

La pimienta de cayena, un aliado para tu salud

La pimienta de cayena no solo resulta útil a la hora de adelgazar o bajar de peso, al disminuir el consumo de calorías y la acumulación de grasa, sino que nos puede aportar otros muchos beneficios.

Posee una gran capacidad antioxidante, ya que contiene vitamina C, vitamina E, provitamina A y numerosos flavonoides. Por este motivo, la pimienta de cayena se considera una gran aliada para ganar la batalla a los radicales libres, compuestos químicos que pueden dañar nuestras células y aumentar el riesgo de padecer ciertas enfermedades. Los antioxidantes nos protegen de los efectos dañinos de los radicales libres y juegan un papel relevante en la prevención de algunos tipos de cáncer.

Además, la pimienta de cayena ofrece vitaminas del grupo B, vitamina K y minerales como potasio, calcio y manganeso.

Más propiedades y beneficios para el organismo

Dadas sus múltiples cualidades salutíferas, la pimienta de cayena se ha venido utilizando tanto como condimento (para enriquecer y potenciar el sabor de los platos) como con fines medicinales o curativos desde tiempos remotos.

La pimienta de cayena estimula la producción de ácidos estomacales y la motilidad gástrica, y facilita la digestión. Dichas propiedades digestivas pueden ser aprovechadas en el tratamiento de los siguientes trastornos o problemas del tracto digestivo: indigestión, estreñimiento, flatulencia, úlceras…

Hay estudios que sugieren que introducir la pimienta de cayena en la dieta ayuda a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos, lo que supone que la circulación sanguínea sea más fluida.

El consumo de esta especie no solo es recomendable en caso de hipertensión arterial, sino que también resulta adecuado cuando existen problemas respiratorios. La pimienta de cayena tiene acción mucolítica y bacteriostática, es decir, ayuda a ablandar la mucosidad, a eliminar dichas secreciones y a inhibir el crecimiento de bacterias.

El uso de la pimienta de cayena como analgésico para reducir la sensación de dolor también está muy extendido. Se suele aplicar externamente o vía tópica en forma de aceite, crema o ungüentos con el propósito de aliviar el dolor que produce la artritis reumatoide y la fibromialgia, entre otras enfermedades.

La clave para adelgazar: dieta y ejercicio

Está claro que tener un metabolismo rápido permite quemar las calorías consumidas de una manera más eficiente. No obstante, que la pimienta de cayena contribuya a la pérdida de peso no quiere decir que obre milagros y nos libre de los kilos de más como por arte de magia, sin ningún esfuerzo.

Estás muy equivocado si piensas que incluir cada día pimienta de cayena en tus preparaciones culinarias te permitirá perder peso a toda velocidad aunque luego te excedas comiendo todo aquello que no deberías y lleves una vida sedentaria.

La pimienta de cayena puede ser de ayuda a la hora de conseguir la silueta deseada, aportar su granito de arena en esa lucha contra los kilos de más, pero por sí sola no produce grandes resultados.

Estarás de acuerdo en que las mejores armas de las que disponemos para cumplir el objetivo de adelgazar o controlar el peso corporal son una dieta sana y equilibrada y ejercicio físico regular.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.