Piensa que has comido mucho para sentirte saciado

Según un estudio, pensar que hemos comido mucho disminuye el hambre o la sensación de apetito. Dicho hallazgo sirve para avanzar en el control del peso de la población
27 de diciembre de 2012
saciedad hambre apetito

Un plato de pasta con carne | Gabriel L.

Hay estudios que se pueden calificar de insólitos y otros que resultan, cuando menos, peculiares. Investigadores de la Universidad de Bristol (Inglaterra) apuntan que nuestra sensación de saciedad es mayor si pensamos que hemos comido mucho. Es decir, que una persona considere que ha comido mucho o poco influye en su apetito horas después de la comida. Es algo lógico, si piensas que has comido poca cantidad el apetito será mayor; en cambio, si crees que has comido en exceso no estarás pensando en volver a comer.

A los voluntarios que participaron en el estudio se les sirvió lo que, en principio, parecía una ración pequeña o grande de sopa. El ardid que emplearon los científicos fue manipular la cantidad de sopa con un sistema que podía llenar o vaciar el plato sin que los participantes se dieran cuenta ni notaran variación alguna.

Al instante de terminar de comer, el nivel de apetito concordaba con la cantidad de sopa que habían comido y no con la que visualizaron momentos antes. En otras palabras, aunque el plato estuviera medio vacío y se llenara –o al revés– la sensación de hambre atendía a si habían comido mucho o poco. Sin embargo, 24 horas después de comer, aquellos que vieron el plato más colmado tenían menos hambre que los que lo habían visto vacío, independientemente de comer una mayor o menor porción.

Este hallazgo sirve para tomar consciencia de cómo la memoria y la percepción modifican la saciedad o el nivel de apetito. Es útil conocer estos resultados para poder trazar estrategias que contribuyan a adquirir buenos hábitos nutricionales, o incluso para reducir la ingesta de calorías de la población.

¿Creéis que el truco funcionará en los banquetes navideños? Pensaré en que he comido demasiado –lo que probablemente será verdad– para ver si así las comilonas no me pasan factura.

En Muy en forma | Alimentos saciantes con los que aplacar el hambre

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.