Pastel de puerros

Con tan solo cinco ingredientes es posible elaborar una receta ligera y refrescante: pastel de puerros, con menos calorías pero con todo el sabor del plato tradicional
4 de agosto de 2015
Etiquetas,  
pastel de puerros

Receta de pastel de puerros, a degustar tanto en frío como templada o recién hecha | Muyenforma.com

Especialmente en verano, todos agradecemos tomar platos fríos y ligeros que no precisen meterse entre los fogones en días con calor sofocante ni terminar de elaborarlos instantes antes de comer. Cocinar con antelación nos permite ahorrar tiempo y energía para dedicar a otros menesteres. Es la sensación que nos producen entrantes o primeros platos como el pastel de puerros, una receta saludable con un sabor realmente delicioso y una textura suave y cremosa que enamora al primer bocado.

Los pasteles son una forma divertida y original de comer verduras, sobre todo para quienes las encuentran poco apetecibles, así como una excelente propuesta con la que sorprender a nuestros invitados en quedadas, fiestas o reuniones. Es una receta sencilla, sí, pero con garantía de éxito.

Lo mejor del pastel de puerros es que se puede comer recién hecho, templado o completamente frío al día siguiente; de pie, en la oficina, en casa, en una excursión o en cualquier parte. No importa cómo ni dónde, porque de todos modos está realmente bueno. Así que… ¡vamos allá con la receta!

Ingredientes (para 1 pastel)

  • 3-4 puerros grandes
  • 3 huevos (camperos y ecológicos, a poder ser)
  • 500 mililitros de leche evaporada
  • Un puñado de nueces troceadas
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta (al gusto)

Preparación

Unta un molde tipo plum cake (o varios moldes individuales) con aceite de oliva. Precalienta el horno a 180 °C.

Limpia y corta los puerros en rodajas finas, retirando la raíz y la parte más verde. Calienta una sartén con un chorro de aceite y añade el puerro. También puedes utilizar una cucharada de mantequilla y unas gotas de aceite. Deja cocer a fuego suave hasta que los puerros estén blandos y remueve de vez en cuando para que no se quemen. Es muy importante pochar el puerro lentamente, con paciencia y sin prisa durante unos 20 minutos. Reserva los puerros hasta que enfríen.

Casca y bate bien los huevos en un bol. Agrega sal, una pizca de pimienta y la leche evaporada y vuelve a batir. Añade los puerros y tritura un poco con la ayuda de una batidora de mano. Incorpora a la mezcla unas nueces troceadas y remueve bien con una cuchara.

Vierte la mezcla en el molde y hornea el pastel unos 30 o 40 minutos, hasta que al introducir una aguja o un palillo salga limpio. El tiempo de cocción depende mucho de cada horno, así que esta es la mejor forma de comprobar si el pastel ha cuajado o si está en su punto.

Retira el pastel del horno y desmolda después de que repose unos minutos. Divide el pastel de puerros en porciones y sirve al gusto, por ejemplo con mayonesa casera, alioli, salsa rosa o cualquier otro aliño a tu elección.

Puedes calentar el pastel al baño maría o echar mano del microondas. Se conserva en el frigorífico hasta cinco días.

Propiedades saludables

De entrada hemos sustituido la nata líquida por leche evaporada (como la leche condensada, pero sin azúcar) para conseguir un pastel de puerros más saludable y menos calórico que el tradicional. También optamos por usar aceite de oliva virgen extra (con reconocidos efectos cardiosaludables) a la hora de elaborar el pastel.

Los puerros, protagonistas indiscutibles de la receta, han demostrado ayudar a reducir el colesterol LDL(“el malo”) y los niveles de triglicéridos. Se trata de una hortaliza que aporta pocas calorías y destaca por contener minerales como potasio, magnesio, fósforo, calcio y selenio. También ofrece vitamina A, vitamina C y pequeñas cantidades de vitaminas del grupo B.

Debido a su riqueza vitamínica, los puerros contribuyen a fortalecer las defensas del organismo y nos protegen contra múltiples enfermedades. Poseen un ligero efecto laxante y se consideran un excelente aliado para mejorar la salud intestinal. Además de contar con propiedades antibacterianas, son útiles a la hora de tratar el estreñimiento y eliminar toxinas. Y por si fuera poco, ¡están deliciosos!

En Muy en forma | El puerro, una gran fuente de minerales y vitaminas

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.